ARCHIVADO EN:

Cualquiera que tenga un coche y no disponga de párking estará familiarizado con esta imagen. Aparcar en la vía pública es sinónimo de suciedad en Barcelona. Si dejas el vehículo durmiendo en la calle, ten por seguro que el coche amanecerá hecho una porquería. 

La fotografía está tomada en l'Eixample, aunque la escena se repite en cualquier zona de Barcelona. Los coches, si están al aire libre, son víctimas de los extrementos de palomas, una de las peores pesadillas para todo aquél que quiera tener limpio su vehículo. ¿Se puede hacer algo para remediarlo? Difícilmente, a tenor de la gran cantidad de aves en la ciudad. 

Mientras tanto, si no tienes un parking privado, prepárate para pasar por el túnel de lavado una vez por semana.