Tantos días de lluvia en Barcelona no solo provoca metros de tráfico y el alza súbito de compras de paraguas, sino que también riega los parques y la falda de Collserola. Cesa la lluvia y florece el rastro de la primavera con más fuerza en algunos barrios situados en la ladera del Parc de Collserola. En este caso, el barrio de Roquetes amanece con una alfombra de margaritas blancas y amarillas que supera el metro de altura. Una medida inédita. Flores que gozan de una vista panorámica de la ciudad de Barcelona con vista al mar. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.