El gimnasio social Sant Pau ha empezado una lucha por salvar la cooperativa que presta ayuda a personas sin hogar. El 1 de julio venció el contrato del espacio ubicado en el Raval y el centro teme que les desalojen. De hecho ya hay fecha para el desahucio: el 20 de enero de 2021.

Este sábado, el gimnasio ha publicado un vídeo en las redes sociales con un mensaje dirigido a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau: "Es una vergüenza, la alcaldesa nos ha prometido que nos iba a ayudar. Hemos ayudado a la gente cuando lo ha necesitado. ¿Quién nos ayuda a nosotros ahora?", exclama Tere, una de las trabajadoras más veteranas de este centro.

Tere, que lleva en el gimnasio 25 años, relata el origen del proyecto y la creación de la cooperativa en 2013 "con muy pocos recursos y muchas hostias recibidas". En un contundente recado destinado al gobierno municipal exclama: "Si queréis darnos por el culo, hacedlo, pero hacedlo en la cara", expresa visiblemente molesta.

CADENA HUMANA

La recepcionista del centro llama a la ciudadanía a participar el próximo 3 de octubre en una cadena humana que conectará el gimnasio y el Ayuntamiento. "A ver si a alguien se le cae la cara de vergüenza o se le ablanda el corazón. Hemos sido buenos para vuestras campañas, para poneros arriba, pero acordaros que ahora nosotros estamos debajo", señala.

Tere se pregunta donde irán las centenares de personas que acuden a diario para comer, buscar ropa y ducharse si el centro cierra la persiana.

COMPROMISO MUNICIPAL

El concejal de Ciutat Vella, Jordi Rabassa, de los comunes, se commpromitó este viernes a salvar el centro y pidió a la Generalitat que ayuda a comprar la finca. Desde ERC, el concejal Jordi Coronas, escribió en un mensaje en Twitter que las promesas "se hacen para cumplirlas" en alusión a la ayuda prometida del gobierno de Colau. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.