ARCHIVADO EN:

La compraventa de pisos se ha desplomado en Barcelona un 9,7% este febrero, antes de la inicio de la pandemia del coronavirus. Ese mes, las transacciones de vivienda fueron 2.024, un 9,7% menos que en el mismo periodo del año pasado, con 218 ventas de descenso (2.242), según los datos que figuran en el departamento de estadística del Ayuntamiento de Barcelona, que cita como fuente al Instituto Nacional de Estadística. Estadística de transmisiones y derechos de la propiedad.

Durante este año se han vendido en Barcelona 4.109 casas. Si en febrero han sido 2.024, en enero fueron 2.085, una cifra también inferior a la de enero de 2019 (2.450). La estadística municipal no recoge aún los datos del mes de marzo de 2020, pero todo hace presuponer que las ventas habrán caído todavía más, especialmente durante la segunda quincena, cuando se paralizó toda actividad económica. El director general de Fincas Forcadell, Iván Vaqué, reconoce que ahora las transacciones están prácticamente paradas.

LA DEMANDA CAERÁ

En todo el año pasado, en la ciudad se realizaron 26.757 transacciones de viviendas, una cifra superior a 2018 (26.241), pero inferior a 2017 (27.474). Hace unos días, Metrópoli Abierta publicó un artículo sobre el futuro del sector inmobiliario en Barcelona tras la crisis sanitaria y distintos expertos apuntaban que las ventas, al igual que los precios, caerán en los próximos meses. "A medio plazo, la demanda será inferior, los salarios serán más bajos y el precio de la vivienda puede caer un 20%”, opinaba Albert Bosch, consejero delegado de la inmobiliaria online Housfy.

La caída de las ventas en febrero coincide con una bajada de los precios en las viviendas de segunda mano en Barcelona. El precio medio del metro cuadrado se ha situado el primer trimestre del año en 4.111 euros, un 2,5% menos que en 2019. La ralentización ya se inició en 2019 y, probablemente, será mayor en los próximos meses cuando se noten más los efectos de la pandemia en la economía. El año pasado, el valor del metro cuadrado pasó de los 4.217 euros, el primer trimestre, a 4.115, a finales de año.

LOS DISTRITOS MÁS CAROS

Por distritos, Sarrià-Sant Gervasi es la zona de la ciudad donde sale más caro comprarse una vivienda, con un precio medio del metro cuadrado de 5.270 euros, seguido de Les Corts (4.981) y Eixample (4.693). Por contra, Nou Barris es el distrito más barato, con 2.551 euros el metro cuadrado, la mitad de lo que cuesta en Sarrià-Sant Gervasi. Tras Nou Barris, los emplazamientos más económicos son Horta-Guinardó (3.205) y Sant Andreu (3.214). En Ciutat Vella, el metro cuadrado cuesta 4.297 euros; en Gràcia, 4.185; en Sant Martí, 3.697, y en Sants-Montjuïc, 3.552.

El economista Gonzalo Bernardos sostiene que que surgirá “un nuevo tipo de comprador” y “habrá más estabilidad en los pisos de la clase media. En cambio, se pondrán encontrar buenas oportunidades en Les Corts, en el Gòtic, en la Barceloneta, en el Eixample, en Sarrià, en Gràcia, en Nou Barris y en Sant Andreu, es decir en los mejores barrios y en los más pobres”, remarca.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.