Una decena de vendedores del top manta no han dudado esta martes por la tarde en lanzarse a la ronda Litoral para huir de la Guardia Urbana. Fuentes municipales han informado que los agentes han cortado el tráfico en la vía, que hacia a las 18.00 horas estaba llena de coches, para evitar que ninguna de estas personas fueran atropellada. A las fuentes consultadas no les constaba ningún herido.

El operativo de la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra se enmarca dentro de la ofensiva lanzada por el nuevo teniente de alcaldía de Seguridad y Prevención, Albert Batlle, contra la venta irregular en el espacio público. Este lunes, el alto cargo municipal anunció un dispositivo permanente diario con un centenar de agentes destinado a combatir el top manta. Sin embargo, por la noche, cuando los policías desaparecieron, los manteros volvieron a la actividad.  

TRES DETENIDOS

El Ayuntamiento de Barcelona ha explicado a Metrópoli Abierta que se ha desplegado un operativo en el muelle de Espanya, junto al Port Vell, y los alrededores. En la operación, la policía ha detenido a tres personas por un delito contra la propiedad industrial y por desórdenes públicos. Hacia las 18.00 horas, la Guardia Urbana ha cortado la B-10, a la altura de las salidas de Colom y la torre Mapfre, por la presencia de vendedores en la ronda.

Fuentes de la Guardia Urbana han subrayado a este medio que las directrices dadas por el consistorio impiden, por ahora, ver la estampa de centenares de vendedores instalados desde el monumento de Colom hasta la Barceloneta o en la plaza de Catalunya. "Se controlan distintos puntos fijos dentro de la ciudad, una gran superficie. Pero con el personal de que se dispone es imposible cubrir todas las zonas. Ante estas nuevas operaciones policiales, los manteros también han cambiado de estrategia y ahora se distribuyen en grupos de 10 o 20", afirma un agente.

Este martes por la tarde, los policías han detectado la presencia de vendedores junto al Imax, en la zona de Colom y en la calle de Pau Vila. Los vendedores han optado por huir y una decena de ellos han entrado en la ronda, que ha sido cortada por la policía. Desde la Guardia Urbana se asegura que no se ha perseguido a los manteros por la ronda para evitar males mayores. El cuerpo policial ha aplaudido el cambio de política contra el top manta por parte del consistorio tras años de permisividad.

Desde la cuenta de Twitter Endavant Ciutat Vella, que forma parte de la CUP, se ha acusado a la policía local de empujar con sus vehículos a los vendedores hacia la ronda Litoral a pesar del tráfico. "Es una situación altamente peligrosa. Todo sea para que no les vean los turistas, no Albert Batlle y Ada Colau? Basta de racismo institucional". El perfil incorpora un vídeo en el que se ve a distintos vehículos de la Guardia Urbana a toda velocidad por la zona del Port Vell y a unos agentes cortando el tráfico en unos de los laterales de la ronda.