ARCHIVADO EN:

Los residentes de la calle Calderón de la Barca de Badalona, donde el pasado domingo la Policía Nacional detuvo a tres supuestos yihadistas, están en estado de shock. Todavía. Les cuesta creer que quienes fueron sus vecinos, desde hace más de 10 años, puedan estar relacionados con un delito de terrorismo.

Los tres hermanos arrestados, que se encuentran ahora en prisión incondicional y bajo fianza, constituían la denominada “Célula de Badalona”. Habían reclutado a varios jóvenes que estaban "en estado avanzado" de radicalización, y mantenían reuniones clandestinas para evitar que la policía detectara su actividad. Durante todo este tiempo, ningún vecino sospechó nada.

UNA NOCHE TERRORÍFICA

“La noche del sábado no pude dormir por la migraña, así que fui de las primeras en sacar la cabeza por la ventana cuando oí los golpes”, explica una vecina, que prefiere mantener el anonimato. “Un policía con una metralleta me dijo que me metiera dentro de casa y me asusté muchísimo porque no sabía qué pasaba y temía por mis hijos”, relata. 

“Unos 30 agentes se metieron dentro del bloque tras romper la cerradura. Sabían a lo que iban porque fueron a degüello”, continua. “Sacaron a un señor y a su hijo, ambos españoles, que se quedaron sentados en mi portal hasta que todo terminó a las 10 de la mañana”, describe la madre, uno de los pocos testimonios que se ha atrevido a hablar para Metrópoli Abierta.

BUENOS VECINOS

En el balcón del inmueble contiguo, donde los detenidos vivían con sus tres respectivas familias, una pareja de ancianos sacude la cabeza. “Todavía no me lo creo. Llevamos viviendo aquí desde el año 59 y jamás habíamos tenido problemas”, dice la señora, que prefiere no revelar su identidad. “Eran buena gente, siempre saludaban. Estuvieron un tiempo vendiendo chatarra y luego hacían algunos trabajillos”, agrega su marido.

Los tres detenidos por formar parte de la célula terrorista llevaban más de 10 años en el barrio. El vecindario los describe como “reservados, amables y educados”. “Nunca vi a nadie sospechoso entrar o salir de su casa. Sus hijos van al colegio con los míos y se portan muy bien”, explica la vecina de al lado. “Pero ahora tengo un poco de miedo”, sentencia.

EL SILENCIO DE LA FAMILIA

Metrópoli Abierta se ha puesto en contacto con la familia de los arrestados, que se han mostrado muy cordiales en todo momento, aunque apesadumbrados. Sin embargo, las mujeres y los hijos no han sido capaces de explicar su versión de lo sucedido. 

yi2
Inscripción en árabe en el inmueble de los detenidos, que reza: Alá es el único dios y Mahoma su profeta / A. R.  

Una de las esposas ha relatado a este medio que todavía no saben "nada" de sus maridos. Y uno de los hijos mayores ha expresado que en este momento “no se encuentra en condiciones de hablar”. 

INCITAR A LA YIHAD

Desde el comienzo de la investigación, hace un año y medio, la policía comprobó que los sospechosos adoptaban "escrupulosas" medidas de seguridad para celebrar reuniones clandestinas. En ellas se aleccionaba a los asistentes con mensajes sobre la instauración del Califato Universal y se les proporcionaba "contenido radical" en el que "se incitaba a la yihad". De hecho, uno de los captados falleció combatiendo en Siria.

Ahora, el único rastro que queda es una pequeña inscripción en árabe, escrita a mano con un bolígrafo, al lado del interfono del inmueble. En ella se puede leer: “Alá es el único dios, y Mahoma es su profeta”.

DOCUMENTACIÓN, DINERO Y GRABACIONES

En los registros que efectuó la Policía Nacional el pasado domingo se incautó numerosa documentación pendiente de análisis. Se intervinieron 20.000 euros en metálico, así como teléfonos y diferentes grabaciones.

También se halló un visor de mira telescópica que los investigadores no descartan que se utilizara para algún tipo de contravigilancia, ya que una persona solía quedarse fuera de sus reuniones para conservar el secreto de las mismas. No se han incautado armas y los especialistas policiales, a raíz de los datos analizados hasta ahora, descartan que planearan atentados en España.

EL PARTIDO DE LA LIBERACIÓN ISLÁMICA

La detención e ingreso en prisión de los tres hermanos nacidos en Marruecos que conformaban la "Célula de Badalona" ha vuelto a poner de relieve los vínculos en España de la organización salafista radical Hizb Ut Tahrir (HUT) o Partido de la Liberación Islámica, especialmente por su arraigo en diferentes municipios de Catalunya.

El principal es adoctrinar para instaurar un Califato Universal, de ahí que esté ilegalizada en varios países - no en España - y sea objeto de diferentes investigaciones policiales en Reino Unido, Suecia, Alemania o Rusia. El deseo de sus dirigentes, que según los especialistas antiterroristas operan de forma muy similar a una secta, es asentarse en Asia Central, si bien tiene ramificaciones en el Norte de África o Turquía.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.