La presencia de vegetación en las ciudades que cuentan con una alta densidad de población es un elemento clave para paliar los efectos de la contaminación y mejorar la calidad del aire. L'Hospitalet de Llobregat cuenta con algunos de los barrios más densos de Europa, como Collblanc y la Torrassa, donde se suman más de 56.000 habitantes por kilómetro cuadrado.

Numerosos vecinos de este municipio se encuentran en pie de guerra por la situación del arbolado en la ciudad. Critican que en la localidad se está llevando a cabo una "tala indiscriminada" que está suponiendo una gran reducción del verde urbano, y denuncian la falta de transparencia con la que se está llevando a cabo esta iniciativa.

DESAPARICIÓN DE ÁRBOLES

El Ayuntamiento aprobó en abril del pasado año el Pla Director del Verd Urbà de L'Hospitalet de Llobregat (PDVULH) que contempla, entre otras medidas, la desaparición de más de 2.000 árboles y una afectación que superará los 4.000. Los vecinos lamentan la "falta de transparencia" por parte del consistorio, asegurando que acaban conociendo la tala de éstos mediante "la prensa o las redes sociales".

Además, critican que esta supresión de arbolado se lleve a cabo con el argumento de que "sufren enfermedades", afirmando que en caso de ser cierto es probable que no hayan seguido "un plan de mantenimiento real".

NUEVA COBERTURA

Respecto a las nuevas plantaciones previstas en la planificación del consistorio, desde la plataforma ciudadana L'H Verd denuncian que "no tienen constancia de ninguna acción ni proyecto público" a excepción de las que se llevarán a cabo en las nuevas urbanizaciones, que califican de "macroproyectos urbanísticos".

En este sentido, remarcan que algunos de los proyectos citados por la iniciativa municipal "no son en los barrios donde actualmente existen carencias de espacios públicos y de arbolado viario", así como que en algunos casos pertenecen a propuestas "que se prometen por la administración en tiempo de elecciones desde hace más de 20 años".

También recuerdan que no tiene sentido "sustituir un árbol de 20 años por uno nuevo y hacer una equivalencia", ya que los primeros ofrecen una "sombra de gran calidad durante los largos periodos de calor" y contribuyen a mejorar la vía pública en otros aspectos, como la reducción de "los ruidos de las calles y la circulación de vehículos". Como añadido, insisten en la disminución de los espacios verdes de la ciudad durante los últimos años, que en 2019 se situaba en unos "4 metros cuadrados por habitante, muy lejos de los 10-15 mínimos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Árbol talado en la confluencia del pasaje Colom con la calle del Montseny / L'H VERD
Árbol talado en la confluencia del pasaje Colom con la calle del Montseny / L'H VERD

NUMEROSAS CRÍTICAS

Diversos colectivos de L'Hospitalet apoyan una detención urgente de esta tala arbórea. Buen ejemplo de ello es la Associació Sumem, liderada por Arturo Portela, quien denuncia una "tala masiva indiscriminada de árboles que tan siquiera están enfermos", así como el argumento de la "accesibilidad" como una excusa que no le convence. "Se excusan con la accesibilidad, pero no quitan las motos ni las bicis. No están dando explicaciones de nada", asegura.

Daniel Rueda, miembro del colectivo Stop Massificació L'H Cosme Toda, también explica que la enfermedad de los árboles es el argumento del Ayuntamiento para talarlos, pero asegura que si es así es porque "los han dejado enfermar". Además, añade que en algunos casos se alega que "provocan alergias".

También coincide en la crítica Cèsar Ornat, miembro de la plataforma Defensem el Castell de Bellvís, quien lamenta el "desfase de zona" que hay en las nuevas plantaciones indicadas por el consistorio, afirmando que éstas se van a realizar "lejos de donde hacen falta" y a destiempo. En esta línea, también critica la falta de transparencia municipal, indicando que en el mes de febrero aseguraron que se publicarían "datos de cada árbol" en el portal de dades obertes, un hecho que no se ha producido. Por ello, pide que cuando se vayan a materializar las talas "un técnico explique el por qué".

DETENCIÓN URGENTE

Desde L'H Verd, Marcela Kasparian lamenta la cifra de árboles enfermos que, en algunos casos, "son jóvenes, con pocos años". Además, pide que las talas "no se hagan en nombre de la accesibilidad", ya que en lugar de esta vegetación los residentes encuentran "motos" sobre las aceras.

Por todo ello, el colectivo solicita "urgentemente que se detenga la tala de árboles" mientras no se cuente con un plan específico y claro, así como que antes de realizar cualquier actuación ésta se justifique mediante "informes técnicos" que la avalen, una petición que cuenta con la firma de más de 700 personas y que se ha hecho llegar al Ayuntamiento mediante una instancia.

ACTUACIONES NOTIFICADAS

El Ayuntamiento asegura a Metrópoli Abierta que "todas las actuaciones en el arbolado son notificadas a los ciudadanos mediante la colocación de carteles", argumentando que antes de realizar las talas por renovación o sustitución "hay los correspondientes avisos y conformidad con las concejalías para que puedan comunicarlo a los vecinos y también se pone señalización en los árboles y las porterías".

Además, el consistorio explica que "hay un programa de mantenimiento para el arbolado viario y el de los espacios verdes municipales que consiste en poda y control de plagas", entre otras medidas. En este sentido, destaca que en 2016 y 2017 se realizó el "Pla de Gestió de l'Arbrat Viari", en el que se constató que "hay muchos árboles de gran porte situados en aceras excesivamente reducidas u otros especialmente sensibles a plagas que provocan un mantenimiento excesivo". Por ello, este plan contempló la "eliminación de estos árboles situados en espacios excesivamente reducidos donde no se pueden desarrollar y, a cambio, hacer sustituciones y nuevas plantaciones". Precisamente sobre estos árboles de gran porte, el consistorio explica que se ha tenido que llevar a cabo un exceso de poda con ellos que ha provocado "numerosas heridas y cicatrices que se han convertido en puntos de entrada para hongos y otras alteraciones fisiológicas".

Respecto a la cuestión de la accesibilidad, el Ayuntamiento afirma que la normativa provoca que los "árboles en aceras inferiores a 2,5 metros se tienen que retirar y se plantea no poder hacer plantaciones en aceras inferiores a tres metros para garantizar un espacio mínimo para el desarrollo de los árboles".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.