Parte de los vecinos y vecinas afectados por el incendio del local okupa en Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ
Parte de los vecinos y vecinas afectados por el incendio del local okupa en Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ

Los vecinos afectados por el incendio de Sant Adrià: "Estamos en la calle, solo pedimos un techo"

Los desalojados no pueden asumir los costes de alquilar un piso temporal mientras el Ayuntamiento rehabilita el edificio

Guardar
Angela Vázquez
Redactora de Metrópoli Abierta
Actualizado: 13/08/2022 14:59 h.

Desamparo total del vecindario de Sant Adrià de Besòs afectado por un incendio en la planta baja del edificio donde residían unas 60 personas. El fuego se originó a las 08:30 horas del pasado domingo, 7 de agosto, a causa de una disputa entre okupas y todavía hoy las familias desalojadas piden ayuda de forma desesperada.

Las decenas de residentes fueron desalojados inmediatamente, una vez sofocado el fuego, 40 minutos después de que la primera llama prendiese. Casi una semana después, ¿dónde están reubicados los afectados? Unos en el Hotel Ciutat de Sant Adrià, otros en segundas viviendas o en casas de amigos o familiares. Pero el gasto corre de sus propios bolsillos.

Parte de los vecinos desalojados del edificio quemado en Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ
Parte de los vecinos desalojados del edificio quemado en Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ

NO HAY RESPONSABILIDAD CIVIL

Según fuentes municipales, "en estos casos quien debe asumir la solución del problema de la rehabilitación y obras necesarias, así como del importe de los realojos, es el seguro, tanto de los propietarios de las viviendas, como el seguro de la comunidad". Algo que el vecindario está sufriendo: "Desde el pasado domingo, llevo gastados unos 900 euros y mi hermana y yo estamos en el hotel porque nos dejan quedarnos en el sótano. De no ser por eso, no podríamos, ya que no hay habitaciones disponibles". Quien habla es Robert, vecino del primero, uno de los más damnificados por la tragedia, ya que parte de su vivienda se vino abajo por el incendio del bajo. "Mi madre está en el hospital, tiene cáncer de colon y ahora no la podemos traer a casa. El tiempo que la dejaban estar ingresada se acaba y la única alternativa es meterla en una residencia", explica a Metrópoli el residente de la calle Sant Joaquim.

Una opción, la de la residencia, que tampoco sale gratuita, al menos de momento. "Por ingresarla en la residencia Matacàs nos piden 2.100 euros". Un gasto inasumible para muchas familias. "Este domingo se nos acaba también el plazo para hospedarnos en el hotel. Hay que buscar un piso, pero ninguna inmobiliaria los alquila por menos de un año". La odisea de las viviendas de alquiler que estos adrianenses tienen que enfrentar de la noche a la mañana: pisos pequeños, "zulos", a precios desorbitados.

La fachada del edificio calcinado en Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ
La fachada del edificio calcinado en Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ

CONCENTRACIÓN EN SANT JOAN BAPTISTA

La mayoría de las familias desalojadas se han concentrado este viernes, 12 de agosto, frente al edificio afectado, en el barrio de Sant Joan Baptista, ahora vallado y vigilado por un guardia de seguridad las 24 horas. La calle y la plaza todavía huelen a quemado. Ancianos en silla de ruedas, familias con niños pequeños e hijos que acuden en representación de sus padres, ya mayores, piden soluciones: "No pedimos que nos regalen nada", comenta a este medio Antonia. "Pero no podemos asumir estos gastos, ni el de un alquiler, ni el de una pensión u hotel".

El consistorio también ha planteado la opción de acudir a un albergue, ubicado en Llacuna, pero esto tampoco satisface a los damnificados. "Hay pisos vacíos, muchísimos. Solo pedimos que nos dejen quedarnos en alguno, pagando", insiste Robert. "O que al menos habiliten algún pabellón, que nos pongan cama", interviene la hermana de Robert, que ha estado toda la mañana de este viernes realizando trámites con Servicios Sociales para buscar una solución para su madre ingresada en el Hospital Espíritu Santo.

Parte de los vecinos afectados por el incendio de Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ
Parte de los vecinos afectados por el incendio de Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ

PENDIENTE DE ESTUDIO

Según ha podido saber este digital, la alcaldesa Filo Cañete se reunirá el próximo martes, 16 de agosto, con el gestor del edificio, los arquitectos y Servicios Sociales para valorar la situación. "El edificio lo tienen que apuntalar y ya veremos cuándo nos dejan regresar", explica otro vecino del cuarto tercera sobre el que pesa la incertidumbre.

"En cuanto supe que para que viniesen a apuntalar el edificio teníamos que poner una instancia, les advertí a todos de que esto llevaría tiempo", se queja Antonia, que no es capaz de decir si la solución definitiva tardará dos, tres, cinco meses o más. Por su parte, el Ayuntamiento asegura que han estado "en todo momento en contacto con el administrador de la finca, asistiendo a todas las familias que han requerido ayuda de Servicios Sociales".

Parte posterior del edificio incendiado de Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ
Parte posterior del edificio incendiado de Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ

CONFLICTO OKUPA DESDE HACÍA CINCO AÑOS

"Crónica de una muerte anunciada". Así es como algunos vecinos han definido lo vivido. Los bajos del edificio llevaban cinco años okupados por una mujer, Sheila, que ya era conocida por el barrio. En su interior albergaba todo tipo de desperdicios que se amontonaban sin ningún tipo de control. "Venían algunos chatarreros porque ella vendía lo que se encontraba", detallan los residentes del bloque.

Otros tres chicos habían sido vistos últimamente por el local. "Traficaban con marihuana", dicen los vecinos. "Y también acudían para hacer negocio con los móviles que robaban". Sin ir más lejos, hace tres meses, un joven al que le sustrajeron el teléfono fue apuñalado en la misma calle.

¿Cuál fue el origen del incendio? Parece ser que una pelea. Un hombre habría intentado meterse en el local para dormir, pero la okupa lo habría impedido. La consecuencia fue que el individuo arrojó un carro en llamas al interior de los bajos, provocando la tragedia. 

Fachada del edificio quemado de Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ
Fachada del edificio quemado de Sant Adrià / ÁNGELA VÁZQUEZ

EL DUEÑO DEL LOCAL, DESMARCADO

A pesar de las numerosas denuncias a la Policía Local por parte de los vecinos y de la residencia Mossèn Anton por la conflictiva convivencia, el dueño del local nunca interpuso una demanda. 

El hombre tampoco se ha pronunciado sobre el incendio del edificio. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.