Los profesionales sanitarios del Hospital Universitari Vall d'Hebron denuncian que llevan demasiado tiempo atendiendo a más personas de las que realmente pueden. Desde hace varios años, el perfil de Twitter @adjuntosdeurgen, gestionado por trabajadores del centro sanitario, cuenta el número de pacientes que están sin cama en urgencias y cuántos días hace que esperan. Este martes, la cifra exacta era de 100 pacientes esperando lograr una cama y, el que lleva más sin una, hace seis días que lo intenta.  

El colapso de las urgencias es un tema estructural. "No es algo nuevo, cada año pasa lo mismo", afirma Trini Cuesta, antigua trabajadora del hospital (ahora jubilada y activista que lucha por una mejor sanidad pública en Barcelona y en el conjunto de Cataluña).

DIFÍCIL TRABAJAR ASÍ

Cuesta añade que su crítica es que, desde la consejería de Salud, el Consorci Sanitari y CatSalut, es decir, los responsables que han de gestionar para mejorar esta situación, "parece que estén pensando en la Luna porque cada año estamos con lo mismo".

La antigua trabajadora del centro sanitario prosigue su discurso y argumenta que "es brutal tener que enfrentarte cada día que vas a trabajar a una situación de guerra, como de campo de batalla". Y defiende que es "imposible" trabajar en condiciones dando una calidad mínima. Cuesta recalca que no "critica al personal sanitario del hospital, que hace lo que puede". Pero remarca que la cuestión a debatir a fondo es hasta cuándo sus compañeros van a poder hacer "lo que puedan".

EL HOSPITAL RONDA SOBRE URGENCIAS

Ella estuvo años trabajando así y, según afirma, es "muy estresante" hacerlo de esta manera. "No puedes llegar a todo, se te escapan muchas cosas. Y necesitas dar el alta rápido porque tienes una cola de pacientes esperando para visitar de cinco, seis o siete horas. Realmente es un desastre", apostilla esta luchadora por la mejora de la sanidad pública a nivel barcelonés y catalán.

 

 

Pero uno de los principales problemas que denuncian los trabajadores es que el hospital ronda sobre la situación de las urgencias y no al revés. Porque "cuando hay que ingresar a alguien y no hay camas, esto afecta a los pacientes que habían ingresado previamente porque se les tiene que dar el alta rápidamente", avisa Trini Cuesta.

POTENCIACIÓN DE LOS CAPS 

Otro problema de base es la actual pirámide de población existente en Cataluña. Tenemos una población muy envejecida. Y Vall d’Hebron tampoco puede dar más de sí. La solución por la que apuestan los profesionales sanitarios es "empezar a mirar hacia los barrios, a los equipamientos, a como está la atención primaria allí", indica Cuesta.

La atención primaria es la que puede atender a los abuelos en sus domicilios junto con los servicios sociales. La activista barcelonesa arremete contra los gobernantes por "no hacer una planificación de las necesidades de la gente más mayor". Y defiende que este colectivo debe tener este servicio a domicilio porque, de esta manera, "no sería necesario que salieran de su casa".

 

 

Por muchos hospitales que se construyan y por muchas camas que se habiliten, el problema de base es la falta de médicos en la atención primaria. La falta de recursos en atención primaria, la falta de presupuestos en servicios sociales y la desorganización territorial que hay son los principales escollos para poner fin al colapso en urgencias de la Vall d’Hebron, según llevan tiempo defendiendo los trabajadores del centro sanitario. También apuntan a la necesidad de tener más médicos y más enfermeros en los CAPs.

LA PROPUESTA DE CCOO

Por otra parte, la secretaria de Comunicación de Sanidad del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) de Cataluña, Maria Àngels Rodríguez, afirma que el año pasado la situación ya fue "insostenible" y demanda que "se busquen soluciones" antes de que se masifiquen otra vez las urgencias del hospital cuando venga el pico de máxima afectación de la gripe. 

Camillas con enfermos en los pasillos de Urgencias del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona / ARCHIVO
Camillas con enfermos en los pasillos de urgencias del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona el pasado invierno / ARCHIVO

Rodríguez pide que se adopten decisiones parecidas a las del año pasado pero que no se esperen a tomarlas al tramo final de la época de pasa de gripe, tal y como sucedió el pasado invierno. Lo que propone el sindicato es habilitar las salas especificas para poder atender allí a los pacientes que vienen al hospital con síntomas de gripe. De esta manera, se podrá liberar espacio para atender a las personas que vengan con otras sintomatologías.