La reforma de los Tres Turons obligará a expropiar y a derribar las casas de 295 familias que viven en el interior del parque. Según la regidora de Urbanismo, Janet Sanz, los trabajos pueden empezar a finales de 2020. La transformación del parque en un gran pulmón verde acumula años de retraso, pero a dos meses de las elecciones el Ayuntamiento ha dado a conocer las tres empresas que ejecutarán la obra sin la garantía de que el ejecutivo municipal que salga de las urnas haga suyo el proyecto de Colau.

El parque de los Tres Turons se encuentra entre los distritos de Horta-Guinardó y Gràcia. Tiene una superficie de 123 hectáreas que incluye los turons de la Rovira, el Carmel y la Creueta del Coll. El pasado mandato, con Xavier Trias de alcalde, el Ayuntamiento optó por compatibilizar los usos verdes con los de vivienda, pero solo para los vecinos que ya residieran en la zona afectada, con lo que se prohibían nuevas construcciones. Con la llegada de Colau a la alcaldía, en 2015, los criterios cambiaron y se apostó por un parque totalmente verde.

SEIS EDIFICIOS PARA REALOJOS

La falta de acuerdos con los vecinos ha retrasado la obra este mandato. Los afectados, si los planes de Colau se ejecutan, serán realojados en seis edificios de nueva construcción que se construirán junto al espacio de Talleres Muñoz, entre los barrios de Can Baró y el Guinardó, el próximo mandato. Ahora, las tres empresas elegidas, tienen cuatro meses y medio para elaborar los anteproyectos.

Los proyectos finalistas son El camí és la natura, Ordre i natura y Co-habitar natures. El primero, El camí es la natura, se encargará de definir la estructura básica y las características tipológicas y paisajísticas de los caminos de los turons de la Rovira, el Carmel y la Creueta del Coll. El segundo, Ordre i natura, mejorará los bordes del parque y la conectividad con las zonas vecinales. Y el tercero, Co-habitar natures, servirá para transformar las canteras de Can Baró.