ARCHIVADO EN:

La teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz; la concejal del Distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, y la directora de km-ZERO, Itziar González, han presentado oficialmente este viernes el anteproyecto de urbanización de las Ramblas de Barcelona.

Sanz y Pin, a las que se ha visto muy contentas -excepto cuando han criticado a la fiscalía española por los presos del procés-, se han mostrado orgullosas de haber participado, desde sus cargos, en el diseño de la nueva Rambla, que correrá a cargo de km-ZERO, equipo ganador del concurso de transformación liderado por la arquitecta Itziar González.

El objetivo del Ayuntamiento, según sus responsables, es "hacer del escaparate más internacional de la capital catalana un paseo mucho más confortable y amable, un paseo que la gente no tenga ganas de abandonar a toda velocidad, que conecte los barrios que lo rodean e invite a los barceloneses a regresar a ella y, en especial, que conecte realmente con el mar".

Las tres mujeres se han intercambio agradecimientos y parabienes, convencidas de que lo que se va a acometer con la Rambla es lo mejor que se podía hacer con ella. Todas han aplaudido el éxito de la connivencia entre la administración pública y la ciudadanía, y han recordado que el Ayuntamiento abrió un espacio cooperativo que se ha nutrido de las aportaciones de los propios vecinos.

“Será una Rambla al servicio de las personas, una Rambla como la que cantó en su poesía Federico García Lorca”, ha señalado Sanz, que ha agradecido a Pin “haberse dejado el alma” en el proyecto.

En las obras se invertirán 35,6 millones de euros y darán comienzo a finales de 2019, desde el mar hacia la montaña. Así, el primer tramo en el que se trabajará es el que va desde Paseo Colón hasta la iglesia de Santa Madrona.

PARA LOS JÓVENES

Gala Pin ha hablado de “recuperar la Rambla para la gente joven, los millennials o la Generación Z que sólo han conocido la que hay ahora y que han oído hablar a sus mayores de cómo era en otros tiempos, una Rambla que nos han quitado”.

Itziar González, en un momento de su disertación / MIKI
Itziar González, en un momento de su disertación / MIKI

“La Rambla es una calle emblemática, especial”, ha añadido Pin. “Queremos especialmente una Rambla cultural, un espacio de vida que estamos convencidos que se va a lograr gracias al trabajo de km-ZERO”.

Itziar González ha sido la tercera y última mujer del proyecto en hablar. La arquitecta ha hablado de una Rambla “que es un río humano y que queremos que tenga de todo”. González ha añadido que es la propia Rambla la que se ha ganado el reconocimiento “por mérito propio, hasta ser valorada como la calle más famosa de Barcelona, de España y yo creo que de toda Europa”.

“Como profesional, es un gran regalo que se me hace y que acepto, agradeciendo a todos aquellos que han mantenido la fe en recuperar las Ramblas”, ha dicho González, que a continuación ha pasado a explicar con profusión de datos los 25 indicadores en los que su equipo ha resumido su trabajo.

Otra imagen virtual de cómo sería la nueva Rambla / AdB
Otra imagen virtual de cómo sería la nueva Rambla / AdB

“La Rambla es un ecosistema complejo. Su esencia es su diversidad: la componen cinco ramblas, y cada una tiene su personalidad. No podemos permitir que caiga en manos de un solo aspecto, como es actualmente el turismo”, ha señalado González. “Los grupos colaboradores, los ciudadanos, son los que han hecho esta remodelación. Nos han explicado cómo la quieren y nosotros sólo vamos trabajar para conseguirlo”.