Los responsables del futuro museo Hermitage de Barcelona han contratado al reputado arquitecto japonés Toyo Ito para diseñar el edificio que quieren instalar en el puerto de Barcelona. Con esta apuesta, esperan que el Ayuntamiento que dirige Ada Colau ceda en su negativa a instalar en el puerto el nuevo equipamiento cultural.

Toyo Ito, ganador en 2013 del premio Pritzker, considerado el Nobel de la arquitectura, es uno de los profesionales más respetados en su campo y se le conoce como el 'nuevo Antonio Gaudí'. Su obra más destacada es la Mediateca de Sendai y ya ha trabajado en Barcelona, donde diseñó del Hotel Suites Avenue, situado en el paseo de Gràcia. También está detrás de la ampliación de la Fira de Barcelona en L'Hospitalet de Llobregat y de los Edificios Torres Fira de la misma localidad.

OPOSICIÓN DE COLAU

El estudio del arquitecto japonés lleva trabajando en el proyecto desde el pasado verano, según El País, aunque el proyecto del Hermitage de Barcelona proviene de 2012. La idea de los promotores es ubicarlo en el Port de Barcelona. Aunque el terreno no depende del Ayuntamiento, sí que es quien ha de conceder la licencia de obras, por lo que puede vetar la iniciativa. 

El equipo de Colau se opone al Hermitage porque no confían en que un proyecto tan importante esté respaldado por la iniciativa privada y porque no consideran que la ubicación en la que lo quieren construir sea la ideal -al lado del hotel W-, ya que comportaría una gran afluencia de turistas al barrio de la Barceloneta, una zona que consideran que está masificada.

Para dar su visto bueno, el Ayuntamiento reclama a los impulsores del proyecto que aporten un plan de viabilidad. En rueda de prensa de presentación del nuevo Bicing, Colau ha señalado que "estamos muy a favor de nuevos equipamientos e iniciativas culturales, pero como ciudad pedimos un proyecto de viabilidad riguroso. Nos preocupa que se cuente con grandes firmas de arquitectos, pero que la viabilidad no esté clara. Hemos conocido otras iniciativas que no lo han sido y no estaríamos dispuestos a rescatar el proyecto como en otras ciudades".

UBICACIÓN DEL HERMITAGE

El museo quedaría instalado en la bocana del nuevo puerto deportivo, junto al hotel W y, según sus promotores, podría ser visitado a lo largo del año por un millón de personas, cifra similar a las visitas que recibe anualmente el Museu Picasso, uno de los grandes atractivos museísticos de la ciudad. El edificio contará con una superficie de unos 16.000 metros cuadrados en cuatro niveles, presidido por un gran vestíbulo de altura total y escalera voladiza.

Por el momento, los promotores han decidido tirar para adelante y han contratado a Toyo Ito. Por su parte, el Puerto de Barcelona ha iniciado la tramitación oficial del museo, después de publicarlo en su boletín oficial y completar la infraestructura y ordenación interna para acoger el nuevo equipamiento cultural junto al mar, según fuentes consultadas por Europa Press.

El museo contará a su disposición cuando se inaugure obras expuestas en el Hermitage de San Petersburgo, de Rusia, pues los promotores de este proyecto han firmado un acuerdo de colaboración con la pinacoteca original.