El empalme entre barrios que se reivindica desde hace más de 30 años se prevé finalizar en junio de 2018. El ayuntamiento de Barcelona inicia las obras de apertura de la calle de la Diputació, entre las calles de Tarragona y de Creu Coberta para unir los distritos de l´Eixample y Sants-Montjuïc.

El plan de obras dotará de un espacio peatonal para actividades en la calle y sólo tendrán acceso los vehículos del barrio, los de servicios y bicicletas. Así se cumplirá el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de Hostafrancs. Un plan que ha estado enquistado desde el año 2014 por temas jurídicos y de privatización del terreno mientras se cometían sucesivos derribos en las calles Béjar, Ermengarda, Forn y Miguel Bleach.

Obras de la zona PERI
Futura conexión vial de las calles de Tarragona y de la Diputació / AJUNTAMENT DE BCN

Las obras de apertura víal que unirán ambos distritos ocuparán una superficie total de 3.110m². El nuevo tramo de la calle de la Diputació cambiará la amplitud de sus aceras de 5 metros y calzada de 10 metros, características de l´Eixample; por un vial sin apenas tránsito rodado. El lado este lo configurará una acera de 7 metros de ancho y el resto será una semi-plataforma única. El tramo central, de 5 metros y medio, se dedicará al tránsito limitado a los vecinos, transportes de servicio y bicicletas. Este tramo será de dirección única en la calle de Tarragona. Este cambio obliga a reorganizar la calle de Tarragona. Con ello, se prevé retirar parte del pavimento, arbolado, iluminación y mobiliario urbano. De esta manera se dará continuidad a la acera de la calle de Tarragona hasta la calle de Príncep Jordi. Asimismo, se prevé la creación de un nuevo paso peatonal entre las calles de la Diputació y Mir Geribert.

En cuanto al arbolado, se plantarán acacias japonesas en la acera este y árboles de flores melias. En el nuevo tramo de la calle de Tarragona, se plantará del mismo arbolado que ya existe. Además de instalará un nuevo alumbrado acorde con el arbolado y se colocará un nuevo mobiliario urbano, entre el cual, pilones y aparcamiento para bicicletas.

El coste de esta conexión de barrios suma 995.074,32 euros, según fuentes municipales.