El 20% de los compradores de viviendas de lujo de Barcelona son extranjeros, lo que supone un descenso de estos inversores durante los últimos tres años, cuando representaban casi el 50% de las operaciones.

El incremento de los compradores nacionales, el interés por otros destinos como Baleares, Portugal o Grecia explican el descenso en esta demanda por parte de los extranjeros. Otro de los factores que han hecho disminuir la cifra de clientes ha sido el contexto político de Cataluña o la coyuntura política y económica internacional.

BRITÁNICOS Y FRANCESOS, LOS QUE MÁS COMPRAN 

Los británicos y franceses concentran casi el 25% del total de las operaciones y el resto de países europeos engloban un 60% del total, mientras que chinos, rusos y norteamericanos copan el 15% restante.

Las zonas más demandadas por los compradores extranjeros de lujo son Pedralbes, Sarrià-Sant Gervasi, los alrededores del Turó Park y el Eixample. Los inversores suelen buscar, mayoritariamente, una segunda residencia con fines vacacionales o una compra como inversión inmobiliaria a medio o largo plazo y la toma de decisión oscila entre los dos y los ocho meses.