ARCHIVADO EN:

Hace medio año que las obras de la sede histórica del Port de Barcelona, situada en el Portal de la Pau, al final de la Rambla, están paradas. El proyecto, que ya tendría que estar prácticamente acabado, se ha modificado para proteger elementos patrimoniales del edificio histórico, construido en 1907. Por esta razón, a pesar de poder ver andamios y elementos de obra, se está renegociando los términos con empresas adjudicatarias.

El objetivo es convertir el espacio en un centro de divulgación portuaria abierto a la ciudadanía y recuperar la estética original del edificio. Las obras se adjudicaron a la empresas Dragos, constructora del grupo ACS que lidera Florentino Pérez, por un presupuesto de 9,7 millones de euros. Se adjudicaron a finales de 2016 con una previsión de 21 meses de obras y, por lo tanto, ya deberían estar finalizadas.

REHACER Y RENEGOCIAR EL PROYECTO

El proyecto se ha rehecho para garantizar que se protejan todos los elementos patrimoniales porque se trata de un edificio catalogado como bien de interés urbanístico y la reforma tenía que mantener ciertos elementos, según avanza el Diari Ara.

Ahora la Autoridad Portuaria de Barcelona está renegociando con las empresas concesionarias las modificaciones de la obra. Desde el Port de la capital catalana confían en que se pongan en marcha otra vez en las próximas semanas.

La transformación del edificio tiene como objetivo explicar la actividad portuaria a los ciudadanos con un gran espacio, bajo el nombre de Port Center, en la planta baja; además de añadir una gran terraza.