ARCHIVADO EN:

El españolismo más militante también tiene su cuartel general: la plaza Artós, en plena zona nacional de Barcelona. Gente mayor, de mediana edad y, sobre todo, muchos jóvenes con banderas rojigualdas y carlistas han expresado este jueves su amor a la patria y su rechazo a los políticos independentistas, para quienes hubieran deseado penas mayores a las dictadas por el Tribunal Supremo.

Manifestantes en la protesta españolista / ALBA LOSADA
Manifestantes en la protesta españolista / ALBA LOSADA

Los habituales cánticos de exaltación a España se han mezclado con insultos a los partidarios de una Cataluña independiente. Tras entonar el Cara el Sol y el Yo soy español que se hizo famoso durante el Mundial de Suráfrica (2010), los manifestantes se han acordado del expresidente de la Generalitat con gritos de “Puigdemont a prisión”. “Separatistas terroristas”, “viva Cristo Rey”, "Viva Franco", “Barcelona, zona nacional” y "el Valle no se toca" eran otros cánticos de los chicos de la plaza Artós.

LOS MOSSOS EVITAN ENFRENTAMIENTOS

Pedro Sánchez, presidente del gobierno español en funciones, también ha recibido de lo suyo. Igual que TV3 y, por supuesto, los Mossos, que han activado un importante dispositivo policial para evitar posibles enfrentamientos con radicales independentistas. Su llegada ha encendido los ánimos de algunos ultras, cada vez más entonados por el consumo de alcohol. El intercambio de insultos ha sido sonado y los Mossos han cargado con contundencia.

A las 19:30 horas, más de 200 manifestantes llenaban la plaza Artós, que encendieron algunas bengalas en una coreografía muy ultra e intimidatoria. La tensión subía de tono, un escenario muy del agrado de los ultras, tan o más violentos que los CDR, a quienes han desafiado en su cántico más novedoso: "¿Dónde están los CDR?"

Los manifestantes encienden bengalas en la plaza Artós / ALBA LOSADA
Los manifestantes encienden bengalas en la plaza Artós / ALBA LOSADA