Uno de los perros usados por Vivotecnia para sus experimentos en animales / CRUELTY FREE INTERNATIONAL
Uno de los perros usados por Vivotecnia para sus experimentos en animales / CRUELTY FREE INTERNATIONAL

La UB contrata a Vivotecnia, la empresa que torturó animales en un laboratorio de Madrid

El Parc Científic paga más de 250.000 euros a la compañía por unos experimentos de toxicidad en perros

Periodista
Actualizado: 04/12/2021 00:14 h.

Fue definido como el "laboratorio de los horrores" y un "infierno" para los animales, después de las grabaciones del pasado mes de abril en las que varios empleados de la planta madrileña de Tres Cantos aparecían maltratando a perros, cerdos, ratones, conejos y monos. Ahora, un contrato entre la Fundació Parc Científic de Barcelona, perteneciente a la Universitat de Barcelona (UB), y Vivotecnia, la empresa responsable de aquellos polémicos experimentos, vuelve a poner al colectivo animalista en pie de guerra.

Un perro sometido a un experimento de Vivotecnia en el laboratorio de Madrid / CRUELTY FREE INTERNATIONAL
Un perro sometido a un experimento de Vivotecnia en el laboratorio de Madrid / CRUELTY FREE INTERNATIONAL

El contrato en cuestión es para realizar un estudio de farmacotecnia en perros beagle, según la resolución de adjudicación del contrato publicado por el mismo Parc Científic de la UB. Durante 28 días, los animales recibirán dosis diarias y de toxicidad oral en el marco de la investigación de un nuevo fármaco antifibrótico. Unos experimentos para los que la Plataforma de Toxicología Experimental y Ecotoxicología (UTOX) de la fundación ha cerrado un acuerdo con Vivotecnia Research, S.L., la única que presentó oferta, por valor de 255.648,80 euros –IVA incluido– y cuya adjudicación fue publicada definitivamente con expediente número 2021-31-PO el pasado 10 de noviembre.

Metrópoli se ha puesto en contacto con el Parc Científic de la UB, cuya dirección ha negado tener "en vigor" ningún contrato con Vivotecnia y ha asegurado que, en caso de tenerlo, "consideraría hacer un comunicado al respecto". Aunque el documento que corrobora la adjudicación es público y aparece en el portal de transparencia de la institución. Es este:

Desde la plataforma animalista Stop Camarles, que batalla contra una granja de monos para experimentación en esta localidad de Tarragona, explican a Metrópoli que UTOX de la Fundació Parc Científic y Vivotecnia introducirán los fármacos "por la fuerza, a través de una sonda", a los perros. Afirman también que el experimento consistirá en "calcular la dosis que mata al 50%" de los beagles en 28 días. Cuando termine el experimento, "la otra mitad de ejemplares que hayan sobrevivido serán sacrificados", denuncian. Un extremo no confirmado por el Parc Científic de la UB, que no ha respondido a las preguntas de este diario.

MANIFESTACIÓN ANIMALISTA EL 17 DE DICIEMBRE

Ana Iglesias, miembro de la entidad, asegura que este tipo de experimentos "no sirven para nada, porque las pruebas en animales no son extrapolables a los humanos". Recuerda que la legislación española obliga a probar los fármacos en dos mamíferos –normalmente perros y ratas– antes de hacerlo sobre las personas, y que colectivos como el que ella representa quieren cambiarlo. "Es que no funciona. En la fase clínica hay un 92% de posibilidades que los resultados obtenidos anteriormente con los animales fallen. Si exigen experimentar luego en humanos es porque la experimentación animal no es fiable", expresa.

Un perro beagle rodeado de sangre en el vídeo que denuncia el maltrato animal en Vivotecnia / CRUELTY FREE INTERNATIONAL
Un perro beagle rodeado de sangre en el vídeo que denuncia el maltrato animal en Vivotecnia / CRUELTY FREE INTERNATIONAL

Por todo esto, Stop Camarles y otras agrupaciones como Barcelona Animal Save quieren llevar su protesta a las puertas del Parc Científic de la UB –calle de Baldiri Reixac, 4-12– y están organizando ya una manifestación para el próximo viernes 17 de diciembre a las 17:30 horas de la tarde. "Pedimos que se pare esta aberración. En caso que los experimentos ya hayan comenzado, que nos entreguen a los animales que vivan", exige Iglesias. Y es que no está claro qué día empezará, si es que no lo ha hecho ya, el estudio de Vivotecnia. Tras la adjudicación definitiva, el 10 de noviembre, debían pasar 15 días hábiles para formalizar el contrato. Pasado este plazo, la empresa tiene otros cinco días naturales para hacerlo. Esto es, entre el 2 y el 6 de diciembre. Después de este trámite ya podrían iniciar el estudio.

GOLPES E INSULTOS: EL ESCÁNDALO DE VIVOTECNIA EN MADRID

El escándalo de Vivotecnia estalló el pasado 8 de abril, cuando la ONG Cruelty Free International (CFI) publicó las pruebas del maltrato animal en un laboratorio de la compañía en Madrid y que habían sido grabadas por una extrabajadora, harta de que los directivos de la empresa hiciesen caso omiso de sus avisos. En las mismas se puede observar a los empleados golpeando y zarandeando a los ejemplares de los que debían cuidar. Aparecen perros sufriendo de dolor, cerdos y monos chillando aterrorizados y también conejos moribundos. Violencia gratuita y deliberada de la que se hicieron eco The Guardian y eldiario.es y que viola las leyes de protección de animales para fines científicos aprobadas tanto en España –Real Decreto 53/2013 y Ley 32/2007– como en la UE –Directiva 2010/63/EU–. Este es el vídeo difundido por la organización (advertimos que las imágenes pueden herir su sensibilidad):

Si cada una de las escenas que demuestran los abusos ya es terrible de por si, las barbaridades que verbalizan los trabajadores hielan la sangre. Insultos y burlas del estilo "¡Muérete, hijo de puta! Estoy hasta la polla de conejos", "Déjale que se rompa la columna" o "¿No es más fácil y económico pegarle un cogotazo?" –mientras uno de ellos mata a un conejo con una inyección–, "Cerda psicópata", "Si aquí está el pito, los huevos deben estar por ahí" –al mismo tiempo que otro pinta un bigote, en la zona genital, a un mono que es presa del pánico– o "Como Hitler, ¡pasajeros al tren!" –mientras otro carga una jaula repleta de ratones que van a ser sacrificados–.

Tras el impacto que este caso generó en la opinión pública, la Fiscalía de Medio Ambiente abrió una investigación por maltrato animal contra Vivotecnia. Además, la Comunidad de Madrid paralizó la actividad de la empresa después de constatar indicios de maltrato en una inspección, para reactivarla tan solo dos meses y medio más tarde. Aun así, desde que estalló la polémica, la compañía ha obtenido cuatro licitaciones públicas en toda España. Se trata de acuerdos con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Departamento de Sanidad de Castilla-La Mancha, la Universitat Jaume I y, finalmente, el Parc Científic de la UB. Al cierre de esta edición, sus responsables no han respondido sobre las garantías que tienen de que las torturas en el laboratorio madrileño no se repetirán en Barcelona, así como el resto de preguntas de este medio.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.