Mientras la oposición no ha tardado un segundo en salir a criticar el ataque de Arran contra un bus turístico, el primer teninente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, lo ha calificado de "iniciativa simbólica" y lejos de denunciar la actuación, ha explicado que  "es una de las tantas que se producen en Barcelona".

En declaraciones a periodistas recogidas por Europa Press, Pisarello ha justificado el ataque de Arran diciendo que "debemos impulsar un debate sobre el modelo turístico de la ciudad". 

CRÍTICAS DEL PSC

Las palabras de Pisarello contrastan con las de la oposición. Jaume Collboni, líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, había pedido minutos antes de las declaraciones del primer teniente de alcalde una "respuesta clara y diáfana de Colau", algo que no se ha producido. También le exige que "tome medidas legales necesarias". 

Collboni, adivinándose la respuesta de Pisarello, había criticado que la respuesta de Colau ha sido "siempre debil y ausente" cuando se trata de condenar los actos vandálicos de Arran.

CONDENA DEL GRUPO DEMÓCRATA

El portavoz del grupo Demócrata en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Ciurana, ha condenado el ataque de Arran contra el bus turístico y ha señalado que el acto "no es libertad de expresión, es otra cosa".

En una rueda de prensa convocada para analizar la actualidad municipal, el portavoz demócrata ha calificado de "inadmisibles" este tipo de protestas. "Cuando se pone en riesgo el bienestar de las personas, con comportamientos vandálicos como estos, lo que se pone en riesgo son las ideas que dicen defender", ha añadido Ciurana.