El sector del turismo barcelonés avisa que necesitará pedir, de nuevo, ayudas públicas como los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).  Ante las nuevas medidas restrictivas​ anunciadas por la Generalitat y el Ayuntamiento en Barcelona para frenar el virus, los apartamentos turísticos expresan su preocupación por el impacto que puede tener en las reservas. 

Desde la Asociación Corporativa de Agencia de Viajes Especializadas (ACAVE), Martí Sarrate asegura que se han emitido informaciones "confusas que pueden provocar una ralentización de la recuperación, que ya está siendo lenta".

MENSAJES QUE ABONAN EL MIEDO

Según publica este sábado Crónica Global, las patronales advierten del daño que pueden provocar en las reservas algunos mensajes que abonen el miedo entre los visitantes y piden que se recuperen ayudas públicas y medidas de apoyo como los ERTE para amortiguar el impacto. “Son noticias negativas que necesitan una comunicación bien gestionada, y los gobiernos no lo están haciendo bien”, apunta Sarrate.

Cataluña ocupa actualmente la quinta posición en España en reservas turísticas. La primera comunidad es Andalucia seguida por Canarias, Baleares y la Comunidad Valenciana, según TravelgateX. “Si se habla de forma general, la gente puede tener una percepción que no es la correcta. No hay que provocar alarmismo”, ahonda Sarrate. “Vendemos una confianza y seguridad que ha sido reconocida por la OMS y no se puede destruir en cinco minutos”.

LOS ERTE SE ACABAN

El sector turístico  alerta que tendrán que pedir nuevos mecanismos públicos en un momento en que “los ERTE se están acabando y las ayudas a fondo perdido no llegan, según el presidente de la Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (Apartur), Enrique Alcántara. El comercio y la hostelería han hecho un llamamiento similar y han pedido recuperar los despidos temporales para evitar el impacto de una caída de la actividad.

Aunque quienes tengan una reserva hecha no podrán anularla al no estar vigente el estado de alarma, desde el sector apuntan que se han dado condiciones muy laxas para que el cliente apenas tenga que afrontar ningún coste. Además, el mayor temor está en las que quedaban por hacer. “La demanda estaba subiendo mucho en las primeras semanas de julio y ahora asumimos que se va a parar en los próximos días”, explica Alcántara.

También ha salido al paso de las nuevas medidas el sector del ocio nocturno, que ha pedido articular un plan de rescate ante el golpe que ocasionarán las restricciones. La Federación Catalana de Locales de Ocio Nocturno (Fecalon) y el Gremio provincial de salas de fiesta de Barcelona y provincia aseguró ayer viernes que “el sector no aguanta más económicamente” y reclama un plan de viabilidad para salvar los 37.000 empleos que genera.]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.