Barcelona era hasta hace bien poco la clara favorita para acoger la sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) pero la crisis política de los últimos meses , derivada del independentismo. le ha restado enteros en los últimos días. Ha sido justo en el peor momento, porque el lunes se anunciará a qué ciudad se mudará el organismo tras el brexit de Londres. Para dar un vuelco a la situación y devolver a la candidatura barcelonesa a las posiciones de cabeza, los tres últimos alcaldes de Barcelona -Jordi Hereu (PSC), Xavier Trias (PDeCAT) y Ada Colau (BeC)- han entonado juntos el maragalliano eslogan del “Barcelona, més que mai” (más que nunca) y asi lamar la atención de Europa y convencer a sus líderes de que la ciudad sigue siendo “la mejor candidata”.

La foto de los tres alcaldes compartiendo escenario estaba concebida como un acto de unidad y de reconocimiento al buen trabajo hecho. Pero Trias se ha desmarcando del discurso esperanzador y ha apuntado a Rajoy como el responsable último de que se consiga o no el nombramiento. “Somos los mejores pero la decisión es política”, ha advertido el exalcalde convergente. Y, sin hacer un ápice de autocrítica, ha metido presión al Presidente del Gobierno, porque “debería conseguir la sede para Barcelona como un gesto de distensión”, después de que hayan sido encarcelados varios exconsellers y el resto del Govern de la Generalitat destituido se haya fugado a Bélgica.

El “optimista” Jordi Hereu ha sido más comedido pero también ha dejado caer una indirecta. El ex primer edil socialista ha destacado que “Barcelona quiere ser una gran ciudad europea” y que lograr la agencia del medicamento permitiría “superar los errores cometidos”, en clara alusión al daño causado en la candidatura (y también en la sociedad) por la actual situación política”. “Queremos una gran institución europea en Barcelona porque nunca abandonaremos Europa”, es decir, España. Por eso hay que seguir trabajando “por Catalunya, por España y por Barcelona”.

APUESTA ESTRATÉGICA DE CONSENSO

La más políticamente correcta del acto, que se ha celebrado en el teatro El Molino en el marco de la tercera edición del Summit Barcelona Oberta, ha sido Colau. La alcaldesa ha recordado que“pese a la tensión, Barcelona nunca ha titubeado y siempre ha estado convencida de que la EMA es una apuesta estratégica”. La alcaldesa ha hablado del “consenso” y ha tenido palabras de reconocimiento por el esfuerzo hecho por la ministra Dolors Montserrat (PP) y por el exconseller de Salut, Antoni Comín (JxS), y para su exsocio de gobierno Jaume Collboni (PSC) de quien dijo que “ha hecho un buen trabajo” de promocion de la candidatura.

Aunque soplan malos augurios, Ada Colau ha asegurado que la ciudad “cree en sus posibilidades y en sus fortalezas y la torre Glories es la mejor imagen de un gran proyecto”,  algo que deber´debería para que Barcelona la ciudad elegida para la EMA. "Es la mejor candidatura”. ha subrayado la alcaldesa. No obstante, si al final no se consigue la meta, tampoco pasará nada. “Barcelona no se para”, ha asegurado Ada Colau.

Por su parte, Mariano Rajoy ha declarado que  Barcelona reúne todas las "razones técnicas" para albergar la sede de la EMA  y ha asegurado que el Ejecutivo español "ha dado la batalla" para conseguir ese objetivo.