La ya complicada situación del culebrón del Hermitage se ha enrocado más con tres recursos cruzados entre el Ayuntamiento de Barcelona, el Port de Barcelona y los promotores del museo. Metrópoli informaba este miércoles de que los impulsores del equipamiento habían presentado un recurso de reposición -en la vía administrativa, no judicial- contra el consistorio por poner fin hace unas semanas al convenio que debía suscribir con el Port de Barcelona para que la pinacoteca fuera una realidad en terrenos de la nueva bocana, junto al Hotel Vela.

Ahora al citado recurso contra la ciudad se han sumado otros dos, también en la vía administrativa. El Port de Barcelona ha hecho lo propio contra el Ayuntamiento por haber renunciado al convenio que ambas instituciones debían firmar para que el proyecto museístico fuera una realidad.

RECURSO MUNICIPAL CONTRA ELPORT

Por su parte, el Ayuntamiento ha iniciado un recurso contra el Port de Barcelona porque el 25 de mayo aprobó la concesión al Hermitage sin el aval municipal, lo que motivó el veto del gobierno de la ciudad -solo Barcelona en Comú- a rubricar el convenio del proyecto. El PSC está a favor del equipamiento en alianza con el Liceu, como se anunció esta primavera en un intento de desencallar la iniciativa.

SIN ALIANZA CON EL HERMITAGE

El anuncio de los recursos impulsados por el Ayuntamiento y el Port ha salido a la luz tras una reunión del consejo de administración de la autoridad portuaria, de la que forma parte el consistorio. Tras el consejo, la teniente de alcaldía de Ecologia Urbana y Urbanisme Janet Sanz ha asegurado que los promotores del Hermitage han pedido al Port que retirara de la concesión aprobada en mayo la condición de presentar un acuerdo con el Liceu en dos meses, y el Port ha accedido, ha confirmado el nuevo presidente, el exconseller Damià Calvet

Sanz ha lamentado que el Port haya aceptado que el proyecto del Hermitage no vaya acompañado de una alianza con el Liceu, y ha abierto la puerta a encontrar un espacio para el Liceu en el ámbito portuario "sin necesidad de blanquear el Hermitage" con el apoyo de las distintas administraciones, ha recogido Europa Press. "Hoy el proyecto del Hermitage y el Liceu ha quedado descartado por el propio Hermitage al pedir al Port que no se le obligue a presentar un acuerdo con el teatro, tal como se fijó hace dos meses. Es el Hermitage el que se echa atrás en un proyecto que podía recoger distintas sensibilidades", ha añadido.

CALVET, ABIERTO AL DIÁLOGO 

Calvet ha dejado la puerta abierta al diálogo con el Ayuntamiento para reconducir la situación y alcanzar un acuerdo. El nuevo presidente del Port ha subrayado que todos los recursos se pueden retirar. Calvet defiende los usos culturales en los terrenos en la nueva bocana del Port en los que se tiene que construir el Hermitage, no renuncia al museo, pero ha dejado la puerta abierta a nuevas opciones: "Queremos estudiar todas las posibilidades que tenemos encima de la mesa y buscar de nuevas".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.