El nuevo concejal responsable de seguridad en Barcelona, Albert Batlle, tiene tres grandes prioridades en su gestión: reducir drásticamente los índices de delincuencia en tres zonas de la ciudad donde se ha disparado la inseguridad. Se trata de los distritos de Ciutat Vella y Sant Martí y del barrio del Poble-sec, según ha podido conocer Metrópoli Abierta de fuentes municipales. Batlle ya realizó esta semana su primera visita oficial a estos lugares como nuevo responsable de esta área, acompañado por el primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, bajo cuya responsabilidad trabajará Batlle. Ello no significa que los demás distritos y barrios sean desatendidos: es simplemente que en los restantes no se han disparado tanto las alarmas sociales.

 

La primera visita fue a Sant Martí, uno de los distritos donde más apoyo tuvo el PSC en las últimas elecciones municipales. Allí, los dos políticos visitaron la unidad territorial de la Guardia Urbana (conocida como UT 10) y luego se reunieron con vecinos del Besòs, que tienen graves problemas por la inseguridad de la zona. Collboni aprovechó para visitar una pequeña granja por una cuestión personal: le había prometido a la madre de la actual dueña que, cuando tuviera un cargo de importancia en el Ayuntamiento (fuese alcalde o teniente de alcalde), su primera visita oficial sería a este barrio y a la tienda. Así pues, misión cumplida.

En ese distrito, los índices de criminalidad se han disparado. No hay que olvidar que a la zona han llegado algunos grupos y bandas organizadas de delincuentes que desplazaron por las bravas a los clanes tradicionales y han practicado una estrategia de violencia que antes no existía. Las bandas son controladas en su mayor medida por exmilitares del Este de Europa que llegaron a Barcelona huyendo de sus países y con un concepto de ocupación del territorio ajeno a los grupos de delincuentes que había en la capital catalana.

REUNIÓN DE LA JUNTA DE SEGURIDAD

Este viernes se reúne por primera vez la Junta Local de Seguridad en el nuevo mandato. Y el concejal encargado del tema quiere ir cargado de razones y, en la medida de lo posible, de soluciones. De hecho, Batlle es uno de los mayores expertos en seguridad de Catalunya. No en vano fue secretario de Prisiones y, más recientemente, director general de la Policía.

Este jueves, en la víspera de la Junta, el consejero de Interior, Miquel Buch, anunció precisamente el despliegue de 320 agentes de los Mossos d’Esquadra en Barcelona, para afrontar “el problema de la seguridad de la ciudad”, que se sumarán a los 3.280 agentes que ya están desplegados. Buch llevará a la Junta Local de Seguridad la propuesta de crear “un plan estratégico de ciudad segura para afrontar la inseguridad”. En ese plan se implicarían también otras consejerías de la Generalitat, como Territorio, Justicia, Trabajo, Asuntos Sociales, Economía y Empresa, pero también organismos como el Puerto, la Autoridad del Transporte Metropolitano, la Cámara de Comercio, Fira de Barcelona o federaciones de vecinos y comerciantes.

LA PRIORIDAD DE BATLLE

Fuentes municipales señalaron a este diario que “lo que queremos es mandar un mensaje en positivo. Y la seguridad es clave. Tenemos como prioridad acabar con la sensación de inseguridad y a eso se dedicará Albert Batlle los próximos años”.

De ahí que en un análisis preliminar ya se hayan identificado los tres puntos negros citados. “En Sant Martí, en el Besòs y en zonas próximas al Fòrum hay muchas quejas que esperamos atender y solucionar”, añaden las fuentes. Pero en Ciutat Vella el problema es distinto. Ese punto negro tradicional necesita de otro enfoque distinto al del Besòs. “El concejal ya ha renovado al equipo directivo de su departamento y están trabajando ya en el tema. Hay nuevos profesionales que están mirando cómo abordar las soluciones para esa área geográfica”. Poble Sec, por otro lado, necesitará también soluciones a medida

REFORZAR LA GUARDIA URBANA

“Los vecinos han de saber que la seguridad es una de las principales prioridades de este gobierno y que se tomarán medidas. Batlle, además, es consciente de que hay que reforzar las unidades de la Guardia Urbana y se están estudiando las formas de hacerlo para que el cuerpo sea más operativo”.

Al hilo de la preocupación ciudadana por la seguridad, varias entidades cívicas han llegado a un acuerdo para crear la plataforma Salvalona, que se autodefine como “un proyecto de supervivencia, paz y convivencia”. En su manifiesto fundacional, que lleva fecha del 1 de julio, esta entidad justifica su nacimiento por “la inseguridad que en estos momentos sufre nuestra ciudad”. La plataforma está impulsada por la Patrulla Ciudadana, que recorre el Metro alertando de la presencia de carteristas, la empresa Elite Taxi y la compañía Premier Services. Representantes de todas estas entidades se han reunido ya con asociaciones de comerciantes y de hoteleros de Barcelona para darles a conocer su proyecto y que se sumen a la iniciativa. Las asociaciones impulsoras han convocado un encuentro para el sábado de la próxima semana.