Los trabajadores del metro no irán de nuevo a la huelga, al menos por ahora. Así lo han descartado este jueves por la tarde en una asamblea. La plantilla de Transportes Metropolitanos de Barcelona ha decido apostar por negociar el nuevo convenio con la empresa antes que ir a la huelga. El último paro, parcial, tuvo lugar el pasado mes de mayo, en plena campaña electoral.

De esta manera, los empleados del metro retomarán las relaciones con la dirección de TMB, que se habían roto totalmente desde la crisis del amianto, detectado en las instalaciones del suburbano.

DENUNCIA ANTE LOS TRIBUNALES

El convenio actual toca a su fin a finales de año, pero ara evitar que se prorrogue de forma automática, los representantes sindicales presentarán una denuncia ante los tribunales. Así lo ha decidido también la asamblea.

PRESIDENCIA DEL PSC

En la negociación del nuevo convenio, los trabajadores tendrán ahora una nueva administración. La presidencia de TMB ha pasado de Mercedes Vidal (Barcelona en Comú) a Rosa Alarcón, que pertenece al PSC.

Además del convenio, los empleados tienen la intención de poner sobre la mesa el tema del amianto, los despidos improcedentes, la bolsa de trabajo y la perdida de puestos de trabajo por la automatización de los convoyes.