Trabajador de Correos cargando un camión / EP
Trabajador de Correos cargando un camión / EP

Los trabajadores de Correos de la calle Calabria se rebelan por el calor

Las altas temperaturas y la mala ventilación han hecho que los siete trabajadores de esta oficina de Barcelona abandonen los puestos de trabajo hasta que se les dé una solución

Guardar
Periodista

La oficina de Correos de la calle de Calabria en Barcelona se pone en pie de guerra. Los siete trabajadores que allí desempeñan sus funciones se han negado a trabajar debido al "estrés térmico" que sufren. En otras palabras, en las oficinas hace demasiado calor para trabajar.

Aseguran que en el establecimiento se han superado los 32 grados y han pedido ayuda a los sindicatos UGT y CC.OO, que les han emplazado a abandonar sus puestos de trabajo. Además, han anunciado que ya han interpuesto una denuncia contra la compañía de mensajería y paquetería a la Inspección de Trabajo.

Los trabajadores han detallado que la temperatura de la oficina debería mantenerse sobre los 27 grados, sin embargo, se alcanzan las temperaturas antes mencionadas que se suman a un nivel de humedad de entre el 60% y el 70%, lo que aumenta exponencialmente la sensación de sofoco y bochorno. Todo esto con personal en situaciones de riesgo desempeñando sus labores en la oficina, como una mujer embarazada y compañeros con enfermedades crónicas.

PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

Algunos de los siete trabajadores han optado por irse a sus casas y estar localizables si se les asignaba otro puesto de trabajo. Otros, se han quedado al lado de la oficina, a la sombra, esperando. Y es que, debido a unas obras temporales, los trabajadores han sido relocalizados en los bajos de la oficina, sin ventilación y con un aire acondicionado que no funciona.

Una oficina de Correos / EUROPA PRESS
Una oficina de Correos / EUROPA PRESS

Los empleados afectados han emitido un manifiesto en el que han dicho que trabajar bajo estas condiciones implica exponerse a una "situación de riesgo grave inminente". También han explicado que su decisión es legal y se ampara en la prevención de riesgos laborales. Asimismo, lamentan que Correos "haya decidido obviar todas las recomendaciones en materia de prevención". Ahora solo les queda esperar a que la Inspección de Trabajo dictamine que Correos tenga que adoptar medidas para asegurar las condiciones de trabajo de los empleados de la calle de Calabria o si, por el contrario, les ordena la reincorporación inmediata.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.