El conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha asegurado que el confinamiento nocturno ha venido “para quedarse bastante tiempo”. El titular del departamento lo explicó este jueves en una comparecencia conjunta con la consellera de Salud, Alba Vergés, donde anunció la prórroga de las restricciones para frenar la ola de contagios.

Sàmper consideró que el toque de queda, que prohibe la movilidad entre las 22:00 horas y las 6:00 horas cada día de la semana, afecta “relativamente poco a las personas”, a diferencia de otras restricciones y que, por lo tanto, es muy probable que se mantenga durante bastante tiempo.

PRÓRROGA DE LAS RESTRICCIONES

En este sentido, el conseller de Interior añadió que no sabe cuando se levantará dicha restricción. “No sabemos si el toque de queda se alargará hasta que se acabe la pandemia”, pronosticó.

La Generalitat informó ayer de que se ha decidido prorrogar 10 días más el cierre de bares y restaurantes y que el sector permanecerá cerrado hasta el 23 de noviembre.

DESESCALADA

Gimnasios, piscinas y teatros también permanecerán cerrados durante 10 días. Desde el departamento de Salud han asegurado que los centros de estética y de masajes volverán a abrir con ciertas restricciones y que los centros de culto se limitan a 100 personas.

La intención de la Generalitat es iniciar la desescalada a partir del día 23 de noviembre y que las terrazas puedan empezar a reabrir si se dan las condiciones sanitarias. La medida afectaría también a otras actividades al aire libre.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.