Los pasajeros que cojan la Línea 5 del metro pueden vivir una experiencia que, hasta el momento, era insólita en Barcelona. Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) estrena este jueves un nuevo sistema publicitario dinámico en el tramo que conecta las estaciones de Hospital Clínic y Diagonal y que ya se puede ver desde el interior de los trenes.

Se trata de una tecnología basada en pantallas de leds que visualiza espots de 10 segundos y que, próximamente, también se instalará en dos tramos diferentes (aún por determinar) de la red de metro de la ciudad. Cada uno de estos cambiarán para siempre la forma tradicional de moverse en metro y consumir publicidad en la capital catalana.

MÁS SOSTENIBLE

Ahora que el mundo no para de escuchar acerca de los devastadores efectos del calentamiento global y que las Naciones Unidas acaba de organizar la cumbre del clima en Nueva York, TMB llega con el modelo publicitario más sostenible.  

“Es una publicidad sostenible y ágil porque eliminamos el uso del papel y los residuos son cero. Los spots son de carácter comercial, sobre información de la TMB y los servicios que se ofrecen a los usuarios y, al mismo tiempo, también habrá espots de carácter social”, dice la presidenta de TMB, Rosa Alarcón, al hablar de una tecnología que, cuando esté en funcionamiento en los tres tramos, se estima que aportará un retorno económico de 214.000 euros anuales. Algo que, como añade Alarcón, se traducirá en una mejora del transporte público y, por tanto, de la movilidad de los ciudadanos.

 

MEJORAS EN EL TRANSPORTE PÚBLICO

“No habrá una reducción del importe del billete, pero sí que habrá mejoras: obras, como las que hemos hecho este verano en la L1, nuevos servicios, pagar seguridad en el metro, comprar más vehículos…”, sostiene Alarcón, que al mismo tiempo, deja sobre la mesa el impacto económico de la publicidad: “los ingresos que provienen de esta vía han ascendido un 31% en los últimos años”.

Esta tecnología, que cuenta con el apoyo de la firma canadiense Adtrackmedia y Telefónica, hará que Barcelona cuente con una tecnología que actualmente está en ciudades del calibre de Sao Paulo, Los Ángeles y Madrid, según detalla Marta Simelio, strategic account manager de Telefónica. “Es una transformación del viaje en metro tradicional. La digitalización nos hace más fuertes como sociedad. Se potencia el uso de la tecnología, se utiliza su parte más social y se beneficia al transporte”, sostiene.