Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) e Iberdrola han firmado este martes un contrato para construir la primera planta de hidrógeno de uso público de España, que suministrará hidrógeno de origen renovable a la flota de autobuses urbanos de Barcelona.

La planta empezará a construirse en una parcela de 5.000 metros cuadrados arrendada por el Consorcio de la Zona Franca, y abastecerá a otras flotas de vehículos, así como a industrias del polígono que adopten el hidrógeno como solución energética.

A principios de 2022 está previsto que ocho autobuses de pila de hidrógeno, comprados el año pasado por TMB, se incorporen a la flota de transporte público, con un consumo estimado de 160 kilos diarios.

APUESTA 'ILUSIONANTE'

La presidenta de TMB, Rosa Alarcón, ha definido el proyecto como una apuesta "ilusionante" que va “en la línea del cumplimiento de los objetivos de descarbonización del transporte urbano”.

Por su parte, el director global de Hidrógeno de Iberdrola, Millán García-Tola, ha asegurado que “este proyecto pionero demostrará la capacidad del hidrógeno verde para transformar la electrificación del transporte urbano, promover la descarbonización y desarrollar cadenas industriales innovadoras de alto valor añadido”.

La adopción del hidrógeno por parte de TMB cuenta con el apoyo del programa europeo JIVE 2, basado en la promoción de vehículos de pila de combustible y cero emisiones.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.