“Barcelona es uno de mis lugares predilectos para visitar”, dice Sofía, una humanoide, en el Mobile World Congress (MWC). El público aplaude con asombro: Sofía es capaz de mantener conversaciones complejas y expresar más de 50 emociones. Aunque la historia de Yo, robot está lejos de cumplirse, los autómatas van llegando despacito a nuestras vidas. Sin nosotros ser conscientes: sin estar preparados.

No hace falta ponerse distópico para admitir que algunas profecías de la serie Black Mirror se están cumpliendo. En 2019 los coches todavía no vuelan, tal como auguró Blade Runner, pero están llegando otros inventos aún más aterradores. En la era de la posverdad, la ciencia ficción empieza a ser real.

PERVERSOS DISPOSITIVOS...

Los asistentes del congreso tecnológico se agolpan en los stands de Samsung y Huawei para fotografiar la gran novedad de esta edición, el móvil plegable. Otros se divierten probando videojuegos de realidad virtual. Mientras ellos se distraen con inventos graciosos... empresas de comunicaciones, como la japonesa NEC, están desarrollando perversos dispositivos que cambiarán al completo nuestro día a día y nuestra privacidad.

NEC propone un viaje a un futuro cercano: a 2025. Para ilustrar la realidad que nos espera cuenta con un vídeo el viaje de dos chicas latinas a una Tokio hiperconectada gracias al 5G, la tecnología que promete cambiarlo todo. Ahí, en el aeropuerto, las jóvenes ya no tienen que mostrar su pasaporte, puesto que una autenticación facial se encarga de ello. Mientras caminan, una máquina reconoce sus rostros y ellas pueden seguir con su trayecto sin demora. Algo parecido impulsó el congreso con el acceso a Fira Barcelona en la anterior edición. Y, este año también.

UNA SOCIEDAD HIPERCONTROLADA

A la misma vez que pasean, interactúan con un dispositivo (omnipresente) del aeropuerto que les informa dónde pueden recoger su equipaje y dónde pueden conseguir la ropa que se muestra en los anuncios publicitarios. A día de hoy, Android también ha hecho sus pinitos en este campo apostando por aplicaciones como Google Lens que identifica, a través de una imagen, los objetos que se apuntan con la cámara.

Sofía, la humanoide que más sorprende en el Mobile World Congress / P. B.
Sofía, la humanoide que más sorprende en el Mobile World Congress / P. B.

Las chicas salen a la calle y se suben a una limusina autónoma: sin conductor. Tras este paréntesis de silencio por el accidente mortal de Uber en Estados Unidos, parece que los coches autónomos volverán. Habrá otros robots como el sirviente de hoteles, incluso bandas de música. Entonces, siguiendo el hilo del vídeo, se ve cómo se relajan con la música que el automóvil les proporciona.

EL IDIOMA NO SERÁ UNA BARRERA

Una vez fuera, los anuncios “digital signage” –emisión de contenido digital a través de paneles táctiles y tótems– les van desvelando novedades en la ciudad. Y, hay más. En su recorrido por el barrio Asakusa, demuestran que el idioma ya no es una barrera. Con un pinganillo de traducción simultánea pueden comunicarse con los locales sin problema.

Imagen del vídeo de NEC con unas gafas de realidad aumentada / P. B.
Imagen del vídeo de NEC con unas gafas de realidad aumentada / P. B. 

Por otro lado, la empresa NEC cuenta en el vídeo el hipotético caso de un trabajador español que viaja a Tokio por negocios. Ahí lleva a cabo una reunión virtual. La distancia ya no será un inconveniente con los avatares digitales. Estés donde estés, tu cuerpo podrá ir a otro lugar en forma de holograma. Y si ahora ya alucinamos con la gente que va hablando sola por la calle –con sus airpods–, agárrate, porque esto solo el principio. Las gafas de realidad aumentada pueden convertirnos en seres absortos, propiciar las miradas al infinito, y... robarnos el “aquí y ahora”.

El futuro es intrigante. ¿Se transformarán los oficios? ¿El humano será menos persona... y más robot? ¿Viviremos mejor o nos estamos precipitando al vacío? Aunque, llegados al turno de preguntas, dejo por aquí una que ha lanzado el cómico David Broncano en una charla con el actor Berto Romero en el stand de Telefónica durante el Mobile. “Porque el 5G es importante pero, ¿y la pachamama qué?”...