El Mobile World Congress parece haber llegado a su tope en Barcelona, al menos en lo que toca al número de asistentes al mayor evento mundial dedicado a la telefonía móvil. Aunque la organización no ha ofrecido todavía las cifras exactas -hay que tener en cuenta que se ha clausurado en la misma tarde del jueves- fuentes cercanas a GSMA, la patronal telefónica que organiza el evento, han dado como dato aproximado el de 107.000 congresistas, apenas mil menos que los que acudieron el año pasado a la decimosegunda edición.

“No creo que sea una mala noticia, porque el Mobile es uno de los mayores eventos que se celebran a escala mundial. Que prácticamente haya tenido los mismos visitantes que en 2017 no significa que sea un fracaso, ni mucho menos”, opina Sandrine Castres, CEO para España y Portugal de MCI, empresa organizadora de eventos internacionales. “Es posible también que el MWC haya llegado a su techo como feria. Pero esto pasa en otros grandes acontecimientos, que ralentizan el ritmo de crecimiento y acaban estabilizándose en una cifra determinada”.

Las palabras de Castres tienen mucho sentido si tenemos en cuenta que el Mobile en Barcelona no superó los 100.000 visitantes hasta 2016, después de haber observado cada edición previa un constante crecimiento milenario. Fuentes de Fira de Barcelona, el organismo ferial con el que GSMA participa para poder organizar su Mobile, sostienen que “el crecimiento es cada vez más cualitativo que cuantitativo”.

La respuesta la tendremos el año que viene, ya que GSMA ha confirmado que Barcelona organizará como estaba previsto (hay contrato hasta 2023) la 14ª edición del MWC, que ya tiene fechas: del 25 al 28 de febrero. Casi, casi como este año.

ÉXITO PESE A COLAU

Alberto Fernández Díaz, presidente del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, considera que el Mobile 2018 (MWC) ha sido un nuevo éxito para Barcelona... a pesar de la actitud de Ada Colau. “La alcaldesa ha sido más lastre que motor para los intereses y proyección de la ciudad, ya que ha preferido ser una marioneta del independentismo, convirtiéndose en la mejor aliada de los adversarios de Barcelona para garantizar la continuidad del MWC en nuestra ciudad”, ha dicho el politico.

Para Fernández, “Colau ha hecho algo insólito: boicotear a su propia ciudad con sus actitudes y decisiones, como no asistir a la recepción del Rey Felipe VI durante la cena previa a la inauguración del MWC. La alcaldesa debería reconciliarse y conectar con la realidad,  el rigor, la responsabilidad y la lealtad institucional, ya que ha actuado contras los propios intereses de Barcelona".  

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.