El mercado inmobiliario español se prepara para otro año marcado por el auge del llamado coworking, el trabajo de diferentes personas en una 'oficina compartida'. Tras haber protagonizado un 2018 con muchas nuevas aperturas, los gigantes inmobiliarios y otras compañías de perfil tecnológico se han marcado como objetivo para los próximos meses rozar la treintena de operaciones, muchas de ellas en Barcelona, que se consolidará como la líder española en este mercado.

En 2019, Barcelona (también Madrid) seguirá estando en el punto de mira de los operadores. El mejor ejemplo de ello es la doble apuesta del grupo estadounidense WeWork en la capital catalana tras sellar el alquiler del edificio The Corner, ubicado en el número 444 de la Avenida Diagonal, y ultimar el arrendamiento de la antigua sede de Banco Popular en Paseo de Gracia. Por su parte, la multinacional Spaces ultima el alquiler de un espacio de 3.200 metros cuadrados en la Torre Mapfre de Barcelona

‘DISTRITO’ TECNOLÓGICO

Aunque en realidad no es un distrito oficialmente, el llamado 22@, en el barrio del Poblenou, continúa siendo uno de los más cotizados por las marcas de coworking. Para 2019, el hub (eje) tecnológico barcelonés no sólo espera el desembarco de la cadena Regus, sino que se prepara para recibir la entrada de nuevos operadores como Loom, el coworking de Merlin, que instalará en la Torre Agbar un espacio para oficinas compartidas de 2.000 metros cuadrados de superficie distribuidos en dos plantas.

Asimismo, otro de los grupos que tiene previsto llegar al 22@ a corto plazo es OneCoWork. La empresa, fundada en 2016 por el israelí Uri Nachoom, ya está barajando varias posibilidades en este distrito de moda -tecnológica- de Barcelona. Mientras, la compañía prepara la apertura de su tercer centro de coworking la próxima primavera en la Via Laietana.

Una de las primeras grandes inmobiliarias españolas que apostaron por el coworking fue Colonial. La socimi catalana, que adquirió la marca Utopicus a finales de 2017, cuenta con el compromiso de abrir diez nuevos centros coworking a partir de 2019, que sumarán un total de 15.000 metros cuadrados entre Madrid y Barcelona.

EN TODA ESPAÑA 

Dicen los expertos que el coworking tiene mucho recorrido en España. Esa es suconclusión después de que el pasado año la contratación de este tipo de espacios creciera notablemente con la llegada de gigantes del sector. 

En total, en Madrid y Barcelona se contrataron 30.600 metros cuadrados de espacios compartidos de oficinas, lo que coloca a ambas ciudades en el grupo de cabeza de las capitales europeas con más capacidad de desarrollar este fenómeno en el secor inmobiliario, según un informe de la consultora Cushman&Wakefield.

La fiebre del coworking ya se extiende por todo el país y ciudades como Sevilla, Málaga, Valencia o Alicante se apuntan para convertirse en nuevos epicentros de este modelo de espacio que persigue la optimización de los recursos inmobiliarios. Pero Barcelona seguirá siendo en 2019 la líder del mercado español.