La salida de plataformas como Uber y Cabify "va a expulsar" a la capital catalana de la red de Smart Cities (ciudades inteligentes). Esta es la conclusión del "Estudio Movilidad Ciudadana" realizado por el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada. La crisis de licencias de VTC perjudicará al futuro diseño de soluciones inteligentes y el desarrollo de políticas de movilidad urbana para mejorar la vida de los barceloneses, según previsiones del Instituto.

VEHÍCULOS AUTÓNOMOS

El informe considera que "transigir" con la pretensión de los dirigentes del taxi de limitar las plataformas de movilidad anula las opciones de desarrollo urbano que proporciona la tecnología. Alega como ejemplo que los vehículos autónomos pronto podrán hacer trayectos entre ciudades como Barcelona y Madrid. Todo esto con el beneplacito de grupos multinacionales, y en el informe se cita a Renault, Nissan, Mitsubishi y Google.

Esta situación liquidará "buena parte de los criterios con los que ahora funciona el taxi", asegura el Instituto. "¿La presión del taxi acabará con las ventas de los vehículos autónomos en ciudades contaminadas y atascadas?", plantea el informe.

REPUTACIÓN DE BARCELONA

Otro ejemplo que aporta es que muchos visitantes que aterrizan en Barcelona utilizan apps de las plataformas de movilidad pero pueden no encontrar ese servicio en la ciudad condal. "¿Qué imagen van a tener esos europeos, directivos empresariales en buena parte?".

Con esta situación, el documento se pregunta "cómo se va a percibir la modernidad de Barcelona en el Mobile World Congress", que expone avances de conectividad y movilidad asociados a vehículos; y qué visibilidad y credibilidad tendrán empresas automovilísticas como Seat, que presentan en el congreso sus plataformas de vehículos compartidos.