ARCHIVADO EN:

El sector del taxi cuenta con muchos frentes abiertos. Especialmente en Barcelona. Un taxista asalariado de la capital catalana ha denunciado la precaria situación en la que se encuentra. La problemática es tal que este conductor ha llegado a reconocer, "avergonzado", que se ve "en la necesidad de robar a los usuarios" con el objetivo de conseguir la "recaudación diaria que marca la empresa".

CONDICIONES INHUMANAS

Este chófer, que opera en la ciudad y su Área Metropolitana, califica sus condiciones de trabajo de "inhumanas", comenzando por las amenazas de despido que recibe en caso de no conseguir la "recaudación mínima diaria de 220 euros" exigida por la empresa. "Si no se consigue llegar a esa recaudación eres ridiculizado y amenazado con el despido delante de los demás trabajadores, te hacen creer que la culpa la tienes tú, que eres un mal taxista y que estás siempre bajo la jerarquía de la empresa", asegura este anónimo.

El trabajador, que ha puesto en conocimiento de esta situación a la sección del taxi de la CNT en Barcelona, afirma que en caso desperfectos en el coche éstos los tiene que pagar el trabajador, "descontándole dinero de la recaudación".

JORNADA LABORAL

Otra de las quejas de este taxista asalariado es el incumplimiento que sufre en los horarios de su jornada laboral. Pese a que le obligan a firmar ocho horas de trabajo diarias, el conductor asegura que su jornada alcanza las 12 horas. Además, afirma que nunca recibe copias de aquello que firma y "tiene el taxímetro manipulado" para no poder "sacar ticket de las horas trabajadas ni de la recaudación hecha".

En la misma línea, el chófer garantiza que la empresa "no cumple con el descanso de los trabajadores", ya que les obliga a trabajar en su día de descanso cuando éste coincide con "los días que están liberados por el Institut Metropolità del Taxi".

ROBAR A LOS USUARIOS

Este taxista asegura que muchas jornadas no llega a la recaudación diaria marcada por la empresa, por lo que se ve "en la necesidad de robar a los usuarios aplicando más suplementos o haciendo el recorrido del viaje más largo", algo de lo que se siente "avergonzado" porque nunca se había visto en la "situación de tener que robar a la gente".

La confesión de este anónimo no queda aquí. El conductor asegura que esta estafa no es de carácter exclusivo en su caso, sino que "es algo habitual entre los trabajadores de la empresa" De la misma manera, explica que los trabajadores de su empresa "buscan nuevas formas de engañar a los usuarios".

Los despidos improcedentes llevados a cabo por su compañía es otra praxis denunciada por este chófer. "A muchos los han despedido porque, según la empresa, hacen poca recaudación, alegando que no han superado el periodo de prueba. Les llaman por teléfono el día que tienen fiesta y les dicen que no vengan a trabajar al día siguiente", explica este anónimo.

ASALARIADOS PRECARIOS

La precariedad entre los taxistas asalariados es un fenómeno totalmente establecido en el sector. Las largas jornadas laborales y la poca remuneración que reciben por ello se suman a otros factores, como las amenazas y la presión a la que se ven sometidos diariamente que provocan que su situación laboral termine siendo insoportable.