El taxi es uno de los sectores que continúan sufriendo las más duras consecuencias de la crisis derivada del coronavirus. En un verano en el que el turismo está acudiendo con cuentagotas a Barcelona, el sector necesita una regularización para evitar una nueva tragedia en septiembre.

Las pérdidas sufridas en los últimos meses no se han compensado desde la administración, y la falta de regulación por parte del IMET llevó a los taxistas a alcanzar un acuerdo de autorregulación que expira a final de mes.

Ante esta situación, los conductores se encuentran en la incertidumbre de cómo serán los meses venideros y de si, por fin, la administración pondrá de su parte para paliar el problema.

TEMERIDAD

En un comunicado firmado por las principales asociaciones de taxistas que operan en la capital catalana y su área metropolitana, defienden que "es una temeridad mantener el 100% de la flota en la calle", y resaltan que debe ser el IMET el responsable de "adecuar la oferta a la demanda".

Por ello, el sector insta al organismo metropolitano a impulsar "los cambios reglamentarios que sean necesarios para regular el servicio" y evitar situaciones de exceso de oferta con una escasa demanda, como se han producido estos meses.

MEDIDAS NECESARIAS

Los taxistas advierten que, en caso de que persistiera la "inadmisible dejación de funciones" del IMET, se reservarían el derecho de "adoptar las medidas que sean necesarias en defensa del sector", responsabilizando al colectivo de "todo lo que ocurra".

Además, piden al organismo que cumpla los compromisos adquiridos respecto a la "implantación de medidas de control de VTC largamente prometidas, promover medidas de apoyo económico al sector e impulsar medidas de incentivo de la demanda".

En caso de que esto no se cumpla, las asociaciones avisan de que impulsarán "una serie de acciones" para evidenciar la posición del "conjunto del sector del taxi del AMB respecto a la regulación".

BAJO MÍNIMOS

El Secretario de la Unión de Barcelona del STACJaime Sau, explica que el sector se encuentra "bajo mínimos" y que en esta situación "toda ayuda es poca". Por ello, afirma que desde el sindicato se ha pedido "ayuda a la administración a todos los niveles" y lo seguirán haciendo "porque hay muchos compañeros que están muy apurados y no pueden hacer frente a los pagos".

Respecto a las previsiones de cara a septiembre, asegura que es difícil saber que pasará porque se desconoce que pasará exactamente con los colegios "y si las empresas van a empezar a mandar a los ejecutivos a viajar", recordando que están "viviendo una época muy complicada y con mucha incertidumbre".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.