ARCHIVADO EN:

Barcelona ha sido la ciudad elegida para incorporar el futuro superordenador europeo MareNostrum 5. Este incorporará una plataforma experimental que permitirá desarrollar nuevas tecnologías made un Europe. El director del BSC, Supercomuputing Centre - Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS), Mateo Valero, ha asegurado en una rueda de prensa que con esta nueva tecnología se pretende lograr soberanía e independencia frente a los Estados Unidos y China

TECNOLOGÍA HECHA "EN CASA"

Este superordenador, que será uno de los más potentes de Europa y del mundo, a parte de ofrecer servicios de supercomputación de primer nivel para investigadores de toda Europa, contribuirá con su investigación para que las futuras generaciones de superordenadores incorporen tecnologías puramente desarrolladas en Europa. “Europa necesita desarrollar hardware, si queremos ser soberanos y tecnológicamente independientes necesitamos construir procesadores”, ha subrayado Valero.

Aunque aún no se saben todos los detalles, los responsables del centro han explicado que el MareNostrum5 tendrá un coste de 223 millones de euros, contando la adquisición, la instalación y el mantenimiento durante 5 años. El 50 % del presupuesto será asumido por la Unión Europea y la otra mitad por los Estados que forman el consorcio, que por el momento son España, Portugal, Croacia y Turquía. El futuro ordenador MareNostrum 5, tendrá una potencia pico de 200 Petaflops (200.000 billones de operaciones por segundo) y se pondrá en marcha el 31 de diciembre de 2020, según las previsiones del Gobierno.

El superordenador Marenostrum / BSC-CNS
El superordenador Marenostrum / BSC-CNS

Al acto también han acudido el director general de Redes de Comunicación, Contenido y Tecnologías de la Comisión Europea, Roberto Viola; la secretaria de Estado de Universidades, Investigación y Desarrollo del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Ángeles María Heras; la consellera de Empresa y Conocimiento, Maria Àngels Chacón, y el rector de la Universitat Politecnica de Catalunya (UPC), Francesc Torres.