Dos agentes de la Guàrdia Urbana fueron agredidos violentamente la madrugada del pasado sábado en los aledaños del Port Olímpic por un grupo de siete u ocho personas, después de que los policías intentaran evitar el robo a una mujer, según han confirmado los Mossos d'Esquadra.

Los hechos tuvieron lugar a las 6.00 horas de la mañana, a la altura del número 18 de la calle de la Marina. Los dos guardias urbanos se encontraban fuera de servicio y ya se dirigían a sus casas cuando vieron que se iba a cometer un robo. Se identificaron como policías y fueron atacados por los asaltantes.

Los agentes recibieron una importante paliza, especialmente uno de ellos. Ambos recibieron golpes y patadas en la cara y en los ojos, y al menos uno también fue agredido con una navaja en la mejilla, según la Guàrdia Urbana. A uno de los agentes le robaron la placa, el móvil y el dinero.

TRASLADO AL HOSPITAL DEL MAR

Los policías fueron trasladados al Hospital del Mar afectados por fuertes contusiones, hematomas y cortes. Por ahora, no ha trascendido si siguen ingresados. Algunos de sus compañeros se han intentado poner en contacto con ellos este domingo pero no han respondido a las llamadas, ha informado un portavoz de la Guàrdia Urbana.

Las distintas fuentes consultadas difieren sobre el estado de los heridos. Mientras los Mossos informan que sobre todo sufrieron contusiones, fuentes de la policía local aseguran que las lesiones son importantes, especialmente en la cara de uno de los agentes.

Los Mossos se han hecho cargo de la investigación, pero por ahora no han informado si se han producido detenciones. La policía autonómica ha descartado que los guardias fueran agredidos porque uno de los asaltantes reconoció a uno de los dos urbanos, que suelen prestar servicio en la zona del Port Olímpic, como en un principio había trascendido.

Los dos heridos pertenecen a las unidades nocturnas de la Guàrdia Urbana y tienen entre 45 y 50 años, uno de ellos, y el otro algo más de 30 años, explican fuentes de la policía local barcelonesa.