ARCHIVADO EN:

Los robos son hechos habituales y cotidianos en la ciudad de Barcelona. A pesar de que la mayoría de los establecimientos comerciales cuentan con medidas de seguridad que protegen la integridad de sus trabajadores y su recaudación económica, todavía hay muchos ladrones que se las ingenian para robar todo lo que pueden. 

El pasado 4 de enero, a las 19:06 horas de la tarde, el local especializado en empanadas, Rekons, sufrió un hurto inusual. Tal como se puede ver en el vídeo al que ha tenido acceso Metrópoli Abierta, un hombre de nacionalidad española entró en el interior del bar, situado en el número 32 de la calle Urgell del distrito de l'Eixample, y robó, sin ningún tipo de vergüenza, el bote de propinas que estaba colocado en la parte superior del mostrador. 

'MODUS OPERANDI' 

El modus operandi del ladrón fue el de entrar de forma relajada, atendiendo a una llamada telefónica, y preguntar dónde se encontraba la calle Viladomat. Cuando consiguió que los empleados no sospecharan de su presencia, y estuvieran distraídos atendiendo a otros clientes, cogió el bote de propinas y se lo metió en el interior de la chaqueta. Seguidamente salió al exterior dando las gracias por las indicaciones, y sin que ninguno de los presentes se diese cuenta del robo. 

Albert Gil, uno de los propietarios del establecimiento comercial, ha asegurado a Metrópoli Abierta que los trabajadores se extrañaron al ver que el ladrón permanecía durante varios minutos en el interior del lugar sin motivo aparente, más allá que el de supuestamente saber dónde se ubicaba la calle.

El gerente ha descrito que aunque el bote de las propinas no tenía demasiado dinero, ya que se había vaciado hacía poco, el hecho de robarlo es una acción miserable: "No nos ha molestado por el contenido, sino por su significado. Es deplorable que roben este tipo de objetos, sabemos que es fácil llevarse un dinero que está cerca de la clientela, pero es triste. Las propinas las utilizan los trabajadores para sus desplazamientos en transporte público, para la gasolina, etc. Es un dinero destinado a necesidades básicas". 

UN ROBO QUE SE ESTÁ PONIENDO DE MODA

El propietario también ha asegurado a este medio que este tipo de pillajes se están poniendo de moda en Barcelona: "Por lo que hemos podido saber se ha producido un robo igual en un local de la calle Balmes con Consell de Cent". El ladrón habría utilizado la misma técnica para sustraer el dinero de las propinas de ese establecimiento.