ARCHIVADO EN:

La manifestación convocada por el Partido Animalista (Pacma) en la plaza de Sant Jaume para protestar por la muerte de un perro a manos de un guardia urbano acabó en incidentes. Un grupo de manifestantes empezó a lanzar las vallas que protegía la entrada en el edificio municipal. Ante la agresividad de los manifestantes, los agentes optaron por encerrarse en el interior del Ayuntamiento y cerrar la puerta de acceso para evitar males mayores.

Además, los concentrados que se encontraban en primera línea lanzaron gritos de 'asesinos' dirigidos a los agentes que custodiaban la puerta de acceso al Ayuntamiento, aunque había algún manifestante que intentaba calmar los ánimos, cosa que al final no consiguió.

La convocatoria, a la que acudieron unos 300 manifestantes, se llevó a cabo para protestar por la actuación de un agente que mató a una perra que presuntamente le había atacado. El incidente, que tuvo lugar en la plaza de Espanya, provocó la indignación de los animalistas, que han exigido al consistorio que tome cartas en el asunto y sancione el agente que mató a la perra.

Sin embargo, la alcaldesa Ada Colau ha salido en defensa del agente asegurando que actuó en defensa propia, lo que ha provocado una dura reacción de los animalistas en las redes sociales criticando las palabras de la alcaldesa.