ARCHIVADO EN:

Los turistas no se lo podían creer. El pasado 1 de septiembre, en pleno paseo de Colón –zona turística por antonomasia– aparecieron 20 furgonetas de la policía en el marco de una redada contra los manteros que se instalan a diario en este emplazamiento. Entonces empezó el forcejeó. La policía requisó la mercancía de los vendedores con determinación. La tensión fue in crescendo: algunos de los vendedores replicaron a los agentes de la Guàrdia Urbana y, al final, dos de los sujetos zanjaron la discusión a golpes.

Los testigos extranjeros grabaron la escena entre el asombro y la congoja. Tal como se puede apreciar en el vídeo de YouTube recogido por Metrópoli Abierta, uno de ellos vocifera asustado: “Vámonos de aquí”. Fuentes policiales han confirmado a este medio que, finalmente, “no hubo detenidos ni heridos”.

INCÓGNITA SOBRE LAS COMPLICIDADES DE COLAU

Esta redada llega pocas semanas después de que el Sindicato de Agentes de Policía Local (SAPOL) de la Guàrdia Urbana haya acusado al Gobierno de Ada Colau de avisar a los manteros antes de las operaciones policiales. Los grupos municipales de la oposición siguen manteniendo el debate sobre la mesa y aún esperan las explicaciones pertinentes de la alcaldesa de Barcelona. 

De hecho, la venta ilegal ha sido uno de los temas estrella en Barcelona este verano. Mientras en la Barceloneta los comerciantes y chiringuitos se han quejado del aumento de vendedores que les "quitan los clientes", la plaza Catalunya ha vivido uno de episodios más polémicos del año: una pelea entre un mantero y un turista con gran repercusión mediática y política. Pero, por ahora, la situación sobre la venta ilegal sigue atascada en un callejón... ¿sin salida?