Trágica noticia. La activista brasileña de derechos humanos Sabrina Bittencourt de 38 años se ha suicidado en su domicilio de Barcelona, según ha informado la ONG Víctimas Unidas a través de un comunicado este domingo. A lo largo de su trayectoria denunció al médium y líder religioso conocido como Joao de Deuspor por abusar de cientos de mujeres y tráfico de bebés.

Al parecer, según la nota divulgada en Brasil, la activista se quitó la noche de este sábado en Barcelona (España), en donde vivía, y dejó "una carta de despedida relatando las razones" que la llevaron "a quitarse la vida".

UN MENSAJE A SUS HIJOS Y A LA CONCEJALA MARIELLE

La noche del sábado, Bittencourt publicó un mensaje en su cuenta de Facebook, que luego fue borrado, en el que afirmó que "todas las pruebas" y "evidencias" están "entregadas o llegarán a las manos correctas". "Marielle me uno a ti. Yo hice lo que pude, hasta donde pude. Mi amor será eterno a todos vosotros. Perdonad por no aguantar, mis hijos", escribió la activista, en alusión a la concejala Marielle Franco, asesinada a tiros el año pasado en Río de Janeiro.

"Vuelvo al vacío y dejo mi esencia en PAZ. A mis amigos, amadas y amantes, nos encontraremos un día! Sentid mi amor incondicional a través del tiempo y del espacio. SÍ y FIN", concluyó Bittencourt.

TODO EL AÑO PREPARÁNDOSE...

También a través de Facebook, uno de los tres hijos de la activista, Grabriel Baum, afirmó que su madre "pasó todo el año" preparándose" e hizo "más de 300 vídeos con todas las instrucciones". "Lo dejó todo con pruebas, organizado, hay un paquete de cartas. Ella no quería que fuera muerta ni por las bandas ni por el cáncer", apuntó Baum. "Mi madre lo hizo para evitar que nos mataran", completó.

Bittencourt fue una de las principales responsables de compilar y entregar a las autoridades de Brasil las primeras denuncias contra el médium Joao de Deus, hoy encarcelado por presuntamente haber abusado sexualmente de cientos de mujeres. Por otro lado, la activista, que era miembro de Partners of the Americas y de otros organismos humanitarios, denunció hace unas semanas que el líder religioso mantenía una red de tráfico internacional de bebés, presuntamente operativa desde hace unos veinte años y vendía a los niños en Estados Unidos, Europa y Australia.

SUFRIÓ AGRESIONES SEXUALES 

Bittencourt sufrió diversas agresiones sexuales por parte de integrantes de la iglesia que frecuentaba, lo que le motivó a dedicar su vida al apoyo de víctimas de abuso y a desenmascarar líderes religiosos, según explicó la propia activista en un artículo publicado en una revista brasileña y ha recogido EFE.

De este modo, fue la responsable de compilar y encaminar a las autoridades de su país los primeros relatos de mujeres que presuntamente fueron abusadas por el médium Joao de Deus. El médium y líder religioso, de 76 años y cuyo verdadero nombre es Joao Teixeira de Faria, ganó fama en Brasil y en el mundo gracias a sus supuestas dotes curativas, sus "milagros" y sus "cirugías psíquicas".