Un vigilante de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ignoró una alerta en el metro antes de la pelea mortal de Gorg, donde un joven de origen pakistaní perdió la vida tras varias heridas de arma blanca.

ALERTA

El empleado alertó de la presencia de unos 15 hombres que llevaban, como mínimo, un palo de críquet y que viajaban en dirección al lugar de la pelea entre dos clanes, uno de Badalona y el otro de Ciutat Vella.

La empresa pública asegura, según Crónica Global, que “hizo un seguimiento”, pero no alertó a los Mossos d’Esquadra. Minutos más tarde fue cuando arrancó la reyerta y al cabo de un rato, acabó falleciendo el joven.

IGNORADO

Así lo han explicado fuentes del sector de la seguridad, que han mostrado su "indignación" con la cúpula de TMB. Desde al anonimato por miedo a represalias, aportan información muy concreta. "Un compañero avisó la noche de la reyerta que un grupo de 15 personas de origen pakistaní armadas con palos, un hacha y algo similar a un machete envuelto en una prenda de vestir viajaban en dirección a la Estación de Gorg.

Dio la alerta sobre las 21:50 horas", han explicado. ¿Qué pasó después? "El vigilante aporta detalles sobre su vestimenta, lo que llevan y el número de individuos. Desde el Centro de Control –de TMB– le quitan importancia y le dicen que si no están originando problemas que les deje viajar, que serán el típico grupo que va a jugar al críquet", han agregado.

El compañero repitió que iban con palos, una hacha y alguna arma blanca de grandes dimensiones y que sería bueno avisar a alguna patrulla de los Mossos d'Esquadra junto a las Maps [servicio móvil en tierra] para interceptarlos en Once de Septiembre o Santa Rosa", han precisado.

MINIMIZAR DAÑOS

No funcionó. Por las razones que fueran, el Centro de Control de TMB rebajó el nivel de aquella alerta concreta. "Le informan de que no, de que realice el seguimiento a distancia y vaya informando si ocasionan problemas.

El vigilante les sigue dentro del tren durante tres estaciones y le llaman para que regrese a Sagrera. Después pasó lo que pasó –el enfrentamiento mortal– han detallado. "Algo se habría podido hacer en cierta manera de forma preventiva si se hubieran hecho caso de las indicaciones del vigilante que estaba en Sagrera. Por lo menos minimizar los daños", han lamentado.