Un robo por el método del tirón en el distrito de Sant Antoni ha acabado con una persecución policial, con el acordonamiento de un edificio y, finalmente, con la detención del presunto ladrón tras un despliegue inusual para este tipo de delitos.

Los hechos se han iniciado cuando un repartidor de correo se ha visto sorprendido por una persona que le ha dado un tirón y le ha arrancado una cadena que llevaba al cuello. Una patrulla de los mossos que pasaba el lugar ha iniciado la persecución, que ha finalizado cuando el presunto ladrón se ha metido en un edificio intentando ocultarse.

Ante la presencia de numerosos vecinos que han visto lo sucedido, los Mossos han decidido acordonar la zona para evitar mayores problemas. Hasta la zona se han desplazado también unidades del SEM y de los bomberos, como medidas de precaución por si se producía algún incidente de consideración dentro del edificio durante el proceso de detención del presunto delincuente.

Tras una hora de búsqueda en el interior del inmueble, en el que los agentes se han movido con extrema precaución para evitar males mayores, el presunto ladrón ha sido localizado y detenido.

INCREPADO

Cuando los Mossos lo han sacado del edificio, los vecinos concentrados en los alrededores del edificio han increpado al presunto ladrón y han pedido a los policías que no le taparan la cara.

Finalmente, el individuo ha sido introducido en el coche policial sin que se produjera ningún incidente.