ARCHIVADO EN:

Aunque sean modernas y absolutamente instagrameables, las torres de cristal provocan vértigo y en algunos casos pueden desencadenar casos graves de acrofobia. Pero si mientras estas visitando una de ellas, para disfrutar de las increíbles vistas, se resquebraja un cristal, el pánico está servido. 

PÁNICO E INCERTIDUMBRE

Esto es lo que les pasó a los turistas que se encontraban en lo alto de la Torre Willis de Chicago cuando se dieron cuenta de que se agrietaba el suelo de cristal del mirador. Anualmente millones de personas acuden a esta atracción para contemplar las vistas panorámicas y hacerse fotos increíbles. La estructura completa del mirador está hecha de vidrio, por lo que cuando los visitantes miran hacia abajo tienen una vista de 443 metros de caída. 

El pasado 13 de junio uno de los paneles, que actúa como capa protectora del mirador del edificio Willis, se rajó en cuestión de segundos delante de cientos de visitantes. Según WBBM, los turistas enloquecieron y retrocedieron automáticamente situándose cerca de la pared. Algunos de ellos entraron en pánico y pidieron al personal de seguridad que les ayudase a salir del lugar. Uno de los turistas decidió grabar el momento, y este no tardó en hacerse viral. 

 

 

ANTECEDENTES PELIGROSOS

Un portavoz de la Torre Willis explicó a USA Today que el revestimiento protector había sufrido "pequeñas roturas", pero que esto no suponía ningún peligro. En 2014 ocurrió algo similar: el suelo del recinto de vidrio se agrietó y obligó al cierre de todo el SkyDeck.

Las redes se han hecho eco del suceso y algunos de los turistas que visitaron el monumento días antes han querido recordar que habían estado en el mismo lugar, y que podrían haber sufrido daños si llega a pasar aquel día.