ARCHIVADO EN:

Un buen susto se han llevado los pasajeros de los trenes de Renfe que estaban en la estación de Sants llegando o esperando para coger un tren. De repente, una intensa humareda ha invadido la instalación y, por unos momentos, los viajeros se han temido lo peor.

La zona de los andenes ha sido evacuada de inmediato y los pasajeros han corrido hacia el vestíbulo en la parte superior de la estación, que también se ha llenado de humo.

Los responsables de la instalación han puesto en marcha los extractores para que el humo saliera fuera de la estación, pero en ningún momento se ha optado por interrumpir el servicio.

De esta forma, los pasajeros que han tenido que coger un tren han tenido que bajar las escaleras tapándose la boca y la nariz con prendas de ropa para intentar respirar la menor cantidad de humo.

Según la explicación que ha ofrecido Renfe, el humo se ha producido porque un tren ha accedido a la estación con el freno medio activado y el roce con las vías ha provocado la intensa humareda.