"La actuación policial sirvió para ese día, pero no podemos asegurar que los manteros no vuelvan a instalarse en cualquier otro momento", aseguró esta semana el comisionado de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Amadeu Recasens, a raíz del primer desalojo de los vendedores ambulantes del vestíbulo de la estación de Plaza Catalunya. Este sábado, se ha realizado la tercera operación policial con el mismo cometido, expulsar a los manteros de la estación.

El Ayuntamiento de Barcelona ha claudicado con los manteros y reconoce abiertamente que no es capaz de impedir que se vuelvan a instalar en la estación. La operación de este sábado por la tarde sí que comportó el decomiso de los productos que exhiben los vendedores ambulantes. En total se confiscaron 4.100 artículos.

OPERACIÓN SIN DETENCIONES

Pese a ello, la Guàrdia Urbana no realizó ninguna detención en un operativo en el que actuaron sin la colaboración de los Mossos d'Esquadra.

En un principio, el operativo estaba previsto que se cerniera sobre los vendedores que se encuentran en la superficie de plaza Catalunya, pero cuando estos bajaron al suburbano para refugiarse, los agentes entraron también en el intercambiador de las estaciones de metro y cercanías.

Patrulla de policías vigilando el intercambiador de Plaza Catalunya / EUROPA PRESS
Manteros del intercambiador de Plaza Catalunya / P. A.

Uno de los agentes de la Guàrdia Urbana que participó en la operación resultó herido leve al intentar retirar una de las mantas.

DENUNCIA DE RENFE

Este es el tercer operativo que se realiza en esta semana en plaza Catalunya contra la venta ambulante. Anteriormente, el martes y el jueves los agentes de la Guàrdia Urbana, con la colaboración de los Mossos d'Esquadra, hicieron redadas en el intercambiador de metro y cercanías. En la primera acción, requisaron 915 objetos e interpusieron 21 denuncias por venta ambulante sin autorización. La segunda se cerró con los manteros huyendo y sin que se detuviera ni interviniera ningún objeto.

Estas operaciones se llevan a cabo después de que Renfe advirtiera en noviembre del peligro que suponía la presencia de los manteros en el intercambiador, donde ocupan buena parte del espacio, y de los problemas que podrían provocar en caso de que fuera necesaria un desalojo o evacuación de la estación en caso de accidente o alerta. 

Patrulla de policías vigilando el intercambiador de Plaza Catalunya / EUROPA PRESS
Patrulla de policías vigilando el intercambiador de Plaza Catalunya / EUROPA PRESS

Desde Renfe se denunció que en los últimos 12 meses se han realizado más de 600 llamadas a los Mossos d'Esquadra exigiendo una intervención con los vendedores ambulantes sin obtener respuesta satisfactoria. Por su parte, los manteros lamentaron esta semana el uso partidista que se está realizando con su actividad y han pedido que se les deje operar.