ARCHIVADO EN:

Una de las últimas medidas que aprobó Ada Colau durante su mandato como alcaldesa de Barcelona, fue la de instalar un nuevo baño público en la plaza del Duc Medinaceli. Esta solución, a la necesidad de espacios donde hacer las necesidades en Barcelona, generó una gran irritación entre algunos vecinos del barrio del Gòtic. 

“No lo queremos, ya tenemos muchos contenedores y mendigos delante del supermercado Alcampo”, sostenía en su día la plataforma Fem Gòtic sobre las obras que se estaban llevando a cabo. “Es una plaza del siglo XIX”, defendían en las redes sociales. Temían que el baño pudiese convertirse en un espacio para los drogadictos y narcotraficantes. En el otro lado de La Rambla, en los Jardines de Sant Pau, el baño público se utiliza para mantener relaciones sexuales.

SEXO RÁPIDO

Tal como se aprecia en el vídeo al que ha tenido acceso Metrópoli Abierta, a plena luz del día, unos jóvenes rondan por la plaza. Su cometido no es charlar, ni dar un paseo, es algo mucho más carnal. Se turnan entre ellos para entrar en el nuevo baño público de Colau, y no para hacer sus necesidades fisiológicas, sino para paliar su deseo sexual. Varios chicos, que no parecen tener más de 20 años y que a juzgar por lo que dicen los vecinos podrían ser Menas, entran con una joven durante varios minutos al baño. 

 

 

Cuando han acabado de practicar sexo con la chica, que según fuentes vecinales podría ser menor, levantan de nuevo la valla que han tirado para poder acceder al espacio público y se marchan. 

 

 

UNA PLAZA PROBLEMÁTICA

Esta plaza del Raval se ha convertido en un punto conflictivo. Tal como adelantaba este medio, el mismo domingo se produjo un apuñalamiento entre Menas por la presencia de un nuevo grupo de menores que merodean en el espacio público. 

En los últimos nueve años, la presencia de Menas se ha disparado en Cataluña en nueve años, la gran mayoría a Barcelona y su área metropolitana. Entre los años 2010 y 2019, han llegado más de 8.785 Menas. De los 362 adolescentes aterrizados en 2010 se ha pasado a 3.659 en 2018, según los datos facilitados por el Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia a Metrópoli Abierta.