ARCHIVADO EN:

La sensación de inseguridad que perciben muchos ciudadanos de Barcelona no tiene nada de extraño si nos atenemos a las cifras de delitos que a diario se comenten en la ciudad. Sirva como ejemplo el número de detenciones que los Mossos d'Esquadra han llevado a cabo en una sola noche en la ciudad por robos a personas y domicilios. 14 personas han sido detenidas por los delitos que han cometido en una sola noche, aunque en esta cifra no se incluyen las que han podido hacer otros cuerpos policiales.

Como es de esperar, la palma se la lleva Ciutat Vella. En una actuación, los agentes han detenido a 6 personas de entre 17 y 21 años, 2 de ellas menores de edad, tras haber robado a un turista con violencia e intimidación. Según el relato de los hecho, los jóvenes de acercaron al turista, le rodearon y, de un tirón, le arrancaron una cadena que llevaba. Mientras el autor del tirón huía con el botín, el resto de los jóvenes impedía, con empujones e intimidaciones, al turista que le persiguiera. Sin embargo, un vecino que observó la escena y que tenía localizados a los autores del robo ha avisado a la policía y les ha dado todos los detalles para que estos pudieran detenerlos, cosa que han hecho poco después.

UNA MOTO

Otra acción similar se ha llevado a cabo en el distrito de Sant Martí. Un grupo de cuatro personas ha intentado asaltar a una hombre que salía de un parquing con una moto. Los delincuentes le han rodeado y le han amenazado mientras intentaban robarle el vehículo. Ante la resistencia del hombre, le han empujado y le han tirado al suelo, aunque finalmente no han logrado su objetivo. El hombre se ha dirigido a una patrulla que ha acudido a su llamada y poco después ha logrado localizar y detener a los autores del intento de robo en las proximidades del lugar de los hechos.

Otra actuación ha tenido lugar en el distrito de Horta-Guinardó. Los vecinos han alertado a los mossos de que dos individuos estaban forzando la puerta de entrada en un edificio. La llegada de los agentes ha provocado que ambos hombres salieran corriendo del lugar. Tras una persecución, los agentes los han logrado detener y les ha incautado varios de los elementos que usaban para llevar a cabo los robos en domicilios, como una radiografía y una llave para abrir puertas. Posteriormente, se han dirigido al edificio en el que han localizado algunos de los marcadores, pequeñas piezas de plástico, que los delincuentes usan para marcar las viviendas a las que posteriormente regresarán para robar.

HUIR EN BICICLETA

También en el distrito del Eixample los agentes han tenido que actuar. Ha sido en una las oficinas de una clínica dental donde dos personas han entrado para robar. Sin embargo, cuando han salido de la misma se han encontrado con una patrulla de la policía, cuyos agentes han oído el ruido de la persiana y les han visto salir del interior. Los dos hombres han intentado huir a bordo de sendas bicicletas, pero los agentes han logrado detenerles. Tras comprobar su identidad, han visto que uno de ellos tiene una orden de búsqueda y captura por un delito similar.