Esta mañana los miembros del centro autogestionado Ateneu Popular de Sarrià se han levantado conmocionados: una vez más, durante la noche, vándalos de extrema derecha han accedido al interior para destrozar el mobiliario y pintar esvásticas, cruces célticas y un mensaje: “Muerte a los CDR”.

Pero esta vez, a diferencia de las anteriores, han provocado un gran incendio que ha calcinado el techo. Los Bomberos de Barcelona se han desplazado hasta el lugar para evaluar posibles daños estructurales y la Guàrdia Urbana ha acordonado la zona para que nadie acceda.

"Hoy, entre 3-4 de la madrugada, nos han quemado el Ateneu Popular de Sarrià. Dentro, símbolos nazis y franquistas. Ahora, a la espera de poder recuperar el material que había dentro", han indicado en Twitter. Según han afirmado, están a la espera del informe de los Bomberos pero probablemente el edificio se tendrá que derrocar debido a las malas condiciones en que ha quedado.

NO ES EL PRIMER ATAQUE

Se trata del cuarto ataque que ha sufrido el local, que se han intensificado desde la celebración del referéndum del 1-0, hasta ahora en forma de pintadas, silicona en la cerradura o destrozos en la puerta. Anteriormente habían aparecido pintadas fascistas en el patio, e incluso el 18 de noviembre pasado un grupo consiguió entrar en el local rompiendo la ventana posterior y provocando graves destrozos.

"Queremos dejar claro que el Ateneu Popular de Sarrià no es solo un espacio, es un proyecto colectivo de los jóvenes del barrio. Nosotros continuamos. Así que el Ateneu sigue, y más antifascista que nunca", han añadido en esta misma red social donde también agradecido el apoyo de entidades del barrio.

Este centro autogestionado nació el 10 de diciembre del 2015, cuando un grupo de jóvenes del barrio convocados por la Asamblea de Jóvenes de Sarrià-Esberla okupó la masía de la calle Hort de la Vila, 29, donde está ubicado este espacio.

GRUPOS POLÍTICOS CONDENAN EL ACTO

Algunas formaciones presentes en el Distrito de Sarrià Sant-Gervasi han condenado el acto. El Grup Demòcrata ha puesto en manifiesto su preocupación por el incendio y ha expresado su rechazo absoluto a la violencia. A través de un comunicado han pedido a los vecinos y a todos los grupos políticos calma y serenidad para que Sarrià “siga siendo el barrio tranquilo y civil que conocemos”.

Por su parte, el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona Jaume Asens lo ha considerado como un "ataque grave de odio por motivos políticos" y ha puntualizado que hay precedentes de ataques con "aparentemente contenido fascista o de ultraderecha". 

La organización juvenil Arran, la CUP y la concejala del partido en el Ayuntamiento de Barcelona Eulàlia Reguant han mostrado su apoyo al Ateneu Sarrià en las redes sociales ante lo que creen que ha sido un "ataque fascista".