La Guàrdia Urbana de Barcelona y los Mossos d'Esquadra han desalojado este martes a los vendedores de llamado 'top manta' que se encontraban en el vestíbulo de la estación de Rodalies y el Metro de la plaza Catalunya.

El dispositivo policial ha intervenido un total de 915 objetos y ha interpuesto 21 denuncias a los manteros por la venta ambulante sin autorización, según ha informado la GU. El operativo ha tenido lugar por la tarde en la zona del intercambiador, que conecta el tren con el metro.

Fuentes municipales han informado a Europa Press que no se ha tratado de una operación especial, sino de una "habitual" contra la venta ambulante irregular.

En su día, Renfe ya había advertido públicamente del peligro para la seguridad de los pasajeros que suponía la ocupación de los vestíbulos y de los pasillos del intercambiador, en caso de evacuación o accidente. En su comunicado revelaba que había llamado el último año hasta 600 veces a los Mossos para reclamar su intervención.