La Policía Nacional aprehendió en 2018 en el Aeropuerto de Barcelona 108,4 kilogramos de cocaína, 4,1 de heroína y 13,3 de hoja de coca, que organizaciones criminales dedicadas al tráfico de drogas intentaron pasar mediante la utilización de diversos sistemas de ocultación. En un comunicado este lunes, el cuerpo policial ha informado de que los agentes en el Puesto Fronterizo del aeropuerto barcelonés han realizado controles de los denominados policialmente como "vuelos calientes". En concreto, se hicieron hasta 1.210 revisiones de personas que pudieran ser susceptibles de ser portadores de drogas, tanto en el interior de su organismo como en su equipaje, actuando como correos humanos.

Realizaron 336 revisiones radiológicas voluntarias con las que hicieron 26 detenciones de personas consideradas "mulas" y que están al servicio de los grupos criminales para introducir drogas. Entre estos arrestados, 11 habían ingerido la sustancia en dos formatos diferentes: Cilindros sólidos de entre 10 y 15 gramos y en preservativos conteniendo sustancia líquida, entre los 20 y 35 gramos cada uno.

DROGA CAMUFLADA

Otras formas de ocultación utilizadas por los grupos mafiosos fue camuflar droga en el interior del equipaje, ya sea en dobles fondos en maletas, en el interior de paquetes de comida, en los forros de la ropa, o impregnada en la misma ropa o adherida al cuerpo.

Los detenidos, de diversas nacionalidades, fueron puestos a disposición judicial e ingresaron en centros penitenciarios catalanes donde se encuentran en la actualidad.