ARCHIVADO EN:

Un mes y medio después de que el centro municipal LGTBI de Barcelona amaneciera con pintadas homófobas en su fachada, la Fiscalía de Delitos de Odio ha archivado el caso, al no identificar a ningún autor del ataque.

Ni la Guardia Urbana ni los Mossos d'Esquadra han podido identificar a ningún responsable de las pintadas, pese a buscar a los autores en las cámaras de localizaciones cercanas al centro, por lo que la Fiscalía ha optado por archivar la causa, según ha confirmado Europa Press.

INVESTIGACIÓN INFRUCTUOSA

La única pista que han encontrado los cuerpos policiales del ataque al centro LGTBI es un testigo, que ha explicado que vio a dos personas vestidas de negro y encapuchadas, aunque no pudo aportar ningún dato más que pudiera ayudar a identificarlos. Tampoco ha servido de nada el análisis grafológico de la pintada, pues no coincide con ninguna registrada por los Mossos.

Los responsables, además de realizar pintadas en las que se podía leer "estáis muertos LGBTI" junto a una diana, rompieron un cristal de las oficinas. Es curioso que el autor de la amenaza escribiera equivocadamente LGTBI, siendo que tenía la forma correcta en el cartel situado al lado del cristal ensuciado.

SOLIDARIDAD LGTBI

El ataque homófobo recibió muchas muestras de solidaridad de vecinos de la ciudad, así como el Ayuntamiento, la Generalitat y autoridades políticas, que dieron su apoyo a la comunidad LGTBI y a los responsables del centro municipal.

El centro LGTBI se había inaugurado en la calle Comte Borrell solo una semana antes del ataque homófobo, que se produjo en la madrugada del domingo 27 de enero. El Ayuntamiento de Barcelona denunció los hechos a la Fiscalía por un delito de odio.